Europa, Viajes
Los estilos arquitectónicos siempre se discutieron en esta ciudad

Viena, polifacética mezcla urbana

El reinado de los Habsburgo significó el gran desarrollo de esta ciudad
Antonio Martínez
07:00h Domingo, 26 de octubre de 2008
1

En la Plaza de San Esteban, en pleno centro de Viena, se erigió a comienzos de la década de los noventa, la casa Haas, de estilo posmoderno, con una fachada redonda y vidriada en la cual se refleja la catedral gótica de manera distorsionada. ¿Buscas un hotel en Viena? No sólo por ello la construcción fue muy discutida en su momento, igualmente se criticó que esta construcción no hacía juego con tata otra edificación venerable en sus alrededores.

El arquitecto, tenía sin embargo sus propias ideas de cómo incorporar la historia urbana en este edificio. La fachada corresponde exactamente a los límites del cuartel romano de Vindobona, que era el núcleo de la futura ciudad. La ventana-mirador repite la línea de sus casas que separaban anteriormente las dos plazuelas cercanas. En la historia de la ciudad, la arquitectura ha sido objeto de discusión más de una vez.

Casa Haas

Casa Haas tomada de Flickr por Dario Traveso

Está, por ejemplo, el complejo Karl Marx, con sus 1.600 departamentos, sus entradas arqueadas que dan a patios interiores, así como las instalaciones comunitarias del complejo, que se traza en total a lo largo de más de un kilómetro y que era toda una novedad en el tiempo de sus construcción, entre 1927 y 1930. Otra discusión se levantó en torno a la Casa Loos, construida en 1910.


El arquitecto Loos, se atrevió a erigir, frente al barroco del palacio imperial Hofburg, un edificio casi sin ningún ornamento. Los arquitectos del Jugendstil, el estilo del modernismo de fines del siglo XIX, han sido igualmente admirados y criticados. Otto Wagner inventó las fachadas multicolores con azulejos. La Casa de Mayólica es el más espectacular ejemplo, muy bien conservado.

Otras construcciones admirables de Wagner son los pabellones del tren metropolitano de mármol dorado. En su época, no todos entendieron las intenciones renovadoras del modernismo. El grupo de artistas de esta escuela había roto con la asociación conservadora, pero la administración municipal les apoyó aportando un terreno en el que construyeron su propio museo. Su cúpula, del más puro estilo Jugendstil, brilla en metal dorado.

Así, cada época y cada estilo han dejado profundas huellas en la fisonomía de Viena. Restos de la época romana, del siglo II después de Cristo, se pueden visitar en la Calle Am Gestade, que constituyó en aquel tiempo la vía paralela al río Danubio. En fechas más recientes, se encontraron otras ruinas cerca del palacio imperial, que pertenecieron a un campamento romano fuera del cuartel Vindobona.

La iglesia San Ruperto, de estilo romano, tiene elementos estructurales del siglo XI. La iglesia del gótico tardío María Am Gestade se construyó en el siglo XIV. El gran auge de Austria, y en especial de Viena, va paralelo al dominio de los Habsburgo. Los hijos de Rodolfo I asumen el poder de Austria en 1282 y la dinastía se alarga hasta 1916. Durante su hegemonía, los Habsburgo amplían Viena en forma permanente.

Su propia sede, el palacio imperial Hofburg, refleja este proceso. En torno al portal suizo se hallaba la fortaleza medieval conocida desde 1279. Más adelante se agregan el Stalburg en 1558 y la sección Amalia en 1575. El ala Leopoldina es del siglo XVII y la Cancillería del Reich data del barroco del siglo XVIII. Un nuevo complejo, la plaza y el ala de San Miguel, se terminaron de construir en 1893.

Arquitectura Hundertwasserhaus

Arquitectura de Hundertwasserhaus tomada de Flickr por Lucio Jose Martinez Gonzalez

Otros castillos de primer orden son los dos Belvedere que son considerados como joyas mundiales en su estilo. El Castillo de Schonbrunn se encuentra en las afueras de Viena y está claramente inspirado en el Palacio de Versalles. Durante el apogeo del imperio, los nobles erigen palacios urbanos espectaculares. Muchos de ellos datan de los siglos XVII y XVIII y se han conservado o restaurado de la mejor manera.

Los palacios Auersperg, Esteráis, Harrach, Kinsky, Liechtenstein o Schwarzenberg, son sólo algunos de los que vale la pena conocer. El palacio Ferstel es más reciente, ha sido construido entre 1856 y 1860 como sede del Banco Nacional en estilo italiano. Poco tiempo después se incorporó uno de los más famosos cafés, el Central. Allí se reunió la elite literaria y políticos e intelectuales.

Este palacio se restauró en los años ochenta reviviendo un pasaje comercial interior y el café. El terreno urbano no fue ajeno a la construcción y ya en el siglo XIX se hizo un anillo completo de anchas avenidas en reemplazo de los antiguos muros de la cuidad. Hoy, los edificios adyacentes son otra muestra de la variedad de estilos que caracteriza a Viena. Otro de los detalles que apreciamos en Viena son las casas en pendientes, donde los techos se aprovechan como jardines que se incorporan por completo al espacio vital del hombre.

De esto es gran responsable el arquitecto y pintor Friedensreich Hundertwasser quien cubrió la fachada de una central termoeléctrica con sus dibujos, además de terrazas y enrejados, convirtiendo la chimenea en una torre azul y dorada. Austria no sólo ha inspirado a los arquitectos. Durante siglos, ha sido también la Meca de la música. En el Cementerio Central se recuerda a Beethoven, Brahms, Gluck, Schoenberg, Schubert, Stolsz y los Strauss.

Catedral de Viena

Catedral de Viena tomada de Flickr por Barberenc

También se encuentra allí un monumento en honor a Wolfgang Amadeus Mozart. En la actualidad, Austria sigue arrojando talentos en la música. Este ambiente fructífero se debe, en sus raíces, a la actitud de mecenas que tuvieron muchos de los emperadores austriacos. Aún siendo una monarquía estricta, había espacios de libertad. La corte de los Habsburgo fue famosa por crear con gran frecuencia espacios para la diversión.

Luego del fin de los Habsburgo y de la Guerra Fría, Austria perdió importancia y se convirtió en un pequeño país de unos cuantos millones de habitantes. En lo internacional, el país mantiene alguna importancia al albergar varias instituciones de las Naciones Unidas, que se ubican en el moderno complejo Viena International Centre. Antes de retirarnos de esta pequeña y singular ciudad, es conveniente pasar por cualquier Heuriger, que es el nombre con que se les conoce a las tabernas. En cada una de ellas degustaremos sólo el vino de la casa junto a otros tantos platillos y con música tradicional en vivo.

Comentarios (1)

  • Juan
    17:17 27 27Europe/Madrid abril 27Europe/Madrid 2009

    Buen relato, y aún mejor selección de fotos.

     

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress