Rutas, Viajes

Una vuvuzela en favor de Belice

El paraíso para los amantes del submarinismo
Jordi Carbonell
15:48h Miércoles, 30 de junio de 2010
0

Plano zenital del Blue Hole, un círculo virtuoso ideal para el submarinismo

En la mayoría de equipos que disputan el Mundial de Sudáfrica hay jugadores que han nacido en un país diferente del que representan. Hay alemanes de Polonia, franceses de Argelia u holandeses provinentes de las Antillas. ¿Y de Belice? ¿Alguien sabe algo de Belice?

Rompamos una lanza -o una vuvuzela- en su favor. No tendrán selección a nivel profesional, pero este país mesoamericano de tan sólo 320.000 habitantes hunde sus raíces en un herbor de culturas impresionante. Podría ser que un descendiente de un español y un indígena americano estuviera ahora en Pretoria. O tal vez, que uno de los antepasados de un jugador inglés hubiera sido un esclavo africano. Más allá de lo que pasa en Sudáfrica, Belice juega ahora su particular campeonato: no entiende de grupos ni de rondas eliminatorias.

En el fondo, es el problema de estar limitado al norte por Méjico y al sur por Guatemala: que te ganan la partida, ya sea por fama o por recursos. Sin embargo, el atractivo del pasado insólito y ecléctico de Belice, junto a la bellísima variedad de sus recursos naturales, hacen del ‘Honduras Británico’ un auténtico paraíso para el visitante.

Una aclaración sobre su origen. A diferencia del resto de América Central, que fue colonizado por España, Belice también estuvo en manos británicas. Las autoridades españolas no señalaron claramente el límite meridional de la península de Yucatán, lo cual permitió a bucaneros ingleses aprovecharse de su flota para buscar refugio en la costa. El 10 de septiembre de 1798, con la victoria británica sobre los españoles en la Batalla de St. George’s Caye, se estableció la colonia británica.

Aunque ya es independiente, el idioma oficial de Belice es el inglés. Además, su sistema se inscribe aún dentro del círculo de la Commonwealth. Quizás por ello, por su organización tan marcadamente correcta, el país ha sabido conservar una de sus principales atracciones: el fondo marino. Fuera del circuito más trillado que manejan las agencias, el que pasa por el daikiri y la tumbona, Belice puede considerarse como el destino perfecto para los amantes del submarinismo.

La zona estrella para zambullirse es lo que se conoce como el Great Blue Hole. Está situado a unos 100 km de la capital del país y forma parte del largo atolón del Arrecife Lighthouse. Visto desde un plano zenital, se trata de un círculo casi perfecto, lo más cercano a una figura geométrica hecha por el ser humano con un compás.

El mismísimo Jacques Cousteau dijo de él que era uno de los diez mejores sitios del mundo para bucear. Y no es para menos: si dispone de tiempo, unas buenas aletas, gafas y tubo de buceo, quedará atrapado desde el ‘primer minuto de partido’ por sus esponjas, barracudas, corales y hasta una camada de tiburones que controlan la orilla.

Foto: U.S. Geological Survey (USGS) en Wikimedia Commons

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress