Europa, Viajes
La capital española posee innumerables lugares para visitar. Elegimos algunos

Un breve recorrido histórico-cultural por Madrid

Recorremos los tres principales museos de la ciudad y terminamos en el Jardín del Moro, en el Palacio Real
Antonio Martínez
07:00h Viernes, 24 de octubre de 2008
0

Madrid es una de las ciudades europeas más importantes y en donde siempre encontramos un ambiente festivo a cualquier hora del día. Varios amigos no resistieron esta oferta y se quedaron a vivir en esta ciudad, dejando atrás familiares, amigos y en algunos casos novias. Y es que aseguraron que Madrid es la ciudad ideal, donde puedes encontrar de todo, incluso novia. Y ahora, ¿buscas billete de avión Madrid?

Madrid es la capital de España y una de las principales ciudades de la Comunidad Europea donde los reyes del país tienen su residencia real. La historia de Madrid comienza a tejerse en la época romana. En aquel tiempo, la ciudad era un asentamiento rural cuya principal importancia radicaba en ser un beneficioso cruce de caminos además de poseer algunos recursos naturales.

Gran Via

Gran Via tomada de Flickr por GustavoCba

Sin embargo, recientemente se han realizado algunos hallazgos que apuntan a que hubo ciertos asentamientos urbanos ya en esa época. Pero los primeros asentamientos humanos en la región que actualmente ocupa Madrid, datan de la época musulmana. En esa ocasión el poblado se asentó al lado de la fortaleza que había mandado a construir el emir de Córdoba Muhammad I en la zona que hoy ocupa el Palacio Real.


Dicho poblado se llamó Magerit. Como testimonio de esta época podemos apreciar la Muralla Árabe de La Cuesta de Vega, la Atalaya de la Plaza de Oriente y algunos vestigios en la Plaza de los Carros. Luego vendría la época cristiana y Madrid pasa a mano de estos seguidores en el año 1085, pasando a formar parte del Reino de Castilla. En el año 1123, la ciudad recibe el título de villa. En el año 1561, Felipe II instala la corte en Madrid, lo que le permite mayor autonomía.

A partir de este momento, Madrid pasaría a ser la capital y comenzaría un crecimiento y desarrollo sostenido. Sin embargo, las murallas de la ciudad contribuyeron a que en determinado momento la población se encontrara en condiciones de hacinamiento con todos los problemas que esto conllevaba. De esta época data el Palacio Real. Se comenzó a construir en 1738 y sirvió de residencia a los reyes de España hasta 1931 Para el siglo XIX, la ciudad continuó su crecimiento en obras y en población.

Se crea la Biblioteca Nacional, el Museo del Pardo, y varias universidades. En 1860 se derriban las murallas y la ciudad puede desahogar su crecimiento. Para el siglo veinte ya se habla de crecimiento lineal y la población supera el millón de habitantes en el primer tercio del siglo. Luego de las guerras mundiales y la guerra civil, Madrid ha continuado su expansión y ya supera los siete millones de habitantes.

La mejor manera para llegar a Madrid es a través del Aeropuerto Internacional Madrid Barajas. Dentro de la ciudad nos moveremos bien en los buses o en el metro de la ciudad que nos conectara con todos los distritos. Para alojarnos en Madrid, encontraremos una oferta muy variada. Si disponemos de un holgado presupuesto, podemos alojarnos en el Westin Palace, el más ostentoso de la ciudad.

Una opción intermedia puede ser el Petit Palace Ducal con los servicios básicos e Internet en todas las habitaciones. Si lo que buscamos es una opción más cómoda, podemos optar por el Hostal Playa, en medio de la movida madrileña y con los servicios básicos. Para ubicarnos bien, debemos ir al centro mismo de Madrid y tomarlo como punto referencial. Aquí encontraremos la Puerta del Sol desde donde comienzan todas las numeraciones de las calles de menor a mayor, partiendo de su cercanía a la Puerta del Sol.

Casco antiguo

Casco Antiguo tomada de Flickr por GustavoCba

El triángulo hacia el este y el sur de la Puerta del Sol es uno de los lugares más animados de Madrid y podemos comenzar nuestro recorrido visitando los muesos que se encuentran en esta zona aprovechando su cercanía ya que cada uno está junto al otro. El Museo del Prado es el más conocido y data de dos siglos atrás. Se trata de una de las pinacotecas más grandes del mundo que cuenta con obras españolas, italianas y flamencas, entre las más importantes.

Aquí encontraremos obras de Goya, Rubens y Velásquez, entre los más destacados. En seguida podemos pasar al Museo de Thyssen-Bornemisza que alberga colecciones privadas organizadas en orden cronológico que van del Renacimiento hasta el siglo XX. El local fue antes un palacio que fue honrado con la actuación de Franz Liszt durante el siglo XIX. Aquí encontramos obras de Picasso y Tiziano entre las más destacadas.

Para completar la terna, pasamos al Museo de la Reina Sofía donde hallamos obras principalmente del siglo XX. Se trata de un edifico que fue un hospital durante el siglo XVIII y que ahora alberga el Guernica de Picasso. Luego debemos volver a la Puerta del Sol, nuestro punto de referencia, desde donde iremos hacia el oeste y sur para hallar la parte más antigua de Madrid. Allí encontramos la Plaza Mayor que data del siglo XV.

Allí veremos la Plaza de la Panadería además de los nueve pórticos que nos dan acceso a la plaza principal que se encuentra completamente cerrada por edificaciones de tres pisos. El más conocido de los ingresos es el Arco de Cuchilleros en la esquina suroeste de la plaza. En todos los alrededores de la plaza encontraremos comercios de hoteles de todo tipo, así como tiendas especializadas en filatelia y numismática que abren una feria los días domingos.

Palacio Real

Palacio Real y Campo del Moro tomada de Flickr por josemazcona

Muy cerca nos encontramos con el Palacio Real que data de mediados del siglo XVIII y el cual podemos visitar prácticamente en su totalidad. Dentro encontramos finos acabados y bellos salones con colecciones de arte impresionantes de artistas como el Greco o Goya. Llaman la atención los muebles que se encuentran en los distintos salones del palacio, los cuales son de diferentes épocas y estilos.

También veremos relojes, porcelanas y tapices muy finos. Entre los interiores cabe destacar la belleza del Jardín del Moro en donde podemos apreciar el arte esculpido en mármol blanco en la Fuente de las Conchas. El día se nos fue en este breve recorrido cultural por Madrid. Queda pendiente el recorrido de ocio y diversión para un próximo artículo.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress