Viajes

Top 15 cosas que te costarán un ojo de la cara en Islandia

Islandia vende a precio de oro
Cristina Torres
09:00h Jueves, 25 de mayo de 2017
0

Islandia vende a precio de oro

Islandia está por las nubes, no sólo porque la pongan siempre en lo alto de los mapas, que para eso está lo más al norte, con permiso de Groenlandia. Está por las nubes porque, si es verdad lo que nos cuentan, los precios de sus productos son de lo más abultado que te puedas echar a la cara. Eso sí, en refrigeración deben ahorrar cantidad, no en vano su nombre significa tierra de hielo o de nieve.

Si estás pensando en visitar este país nórdico europeo debes tener en cuenta, por tanto, los precios de los productos. Deberás reservar una parte más importante que en otras ocasiones para este aspecto. Pero si quieres tener más información de Islandia, para planificar de forma adecuada tu viaje a este país que cuenta con una belleza natural impresionante, sigue leyendo este artículo.

La fría y próspera Islandia

Islandia, o República de Islandia, es un país situado en el extremo noroeste de Europa, en el océano Atlántico, al sur del Círculo Polar Ártico. Cuenta con una población cercana a los 300.000 habitantes y una superficie de unos 100.000 km cuadrados, similar a la de la isla de Cuba. Es la isla más grande de Europa, después de Gran Bretaña, y está entre las veinte más grandes del mundo.

Es un país con gran actividad volcánica, cada cinco años suele sufrir alguna erupción. Sus ríos helados transcurren hacia el litoral, desde el centro del territorio, donde están las Tierras Altas (parece la narración de El Señor de los Anillos), una meseta con desiertos, montañas y glaciares. Los lagos y glaciares cubren el 14,3 % del territorio y solo el 23 % está cubierto por vegetación.

La mayoría de las ciudades y pueblos principales están situados en el litoral, que tiene numerosos fiordos de una belleza espectacular. El clima de su costa es de tipo subpolar oceánico, tiene veranos frescos y breves e inviernos suaves con temperaturas que sorprendentemente no bajan de los -3 °C (en el interior superan los -30 °C). La costa sur es más cálida, húmeda y ventosa que la costa norte. Las nevadas son más frecuentes en el norte que en el sur.

El primer asentamiento humano en Islandia data del año 874 y hasta finales del siglo XIX vivían de la pesca y de la agricultura, dependientes políticamente de Noruega y Dinamarca, hasta que a principios del siglo XX consiguió la independencia; desde entonces la economía islandesa se ha ido desarrollando rápidamente, a pesar del aislamiento del mundo que supone su ubicación geográfica. Hoy posee una sociedad desarrollada y tecnológicamente avanzada, mantiene un estado de bienestar con asistencia sanitaria universal y educación gratuita hasta el grado superior, con impuestos relativamente bajos comparados con los de su entorno.

Su idioma oficial es el islandés. Forma parte del espacio Schengen, área que comprende a 26 países europeos que han abolido los controles fronterizos en las fronteras comunes, también conocidas como fronteras internas. Pero no está integrado como socio de la Unión Europea.

Sus paisajes son de una belleza insuperable, auténticas catedrales de la naturaleza, con los que intenta rivalizar, sin conseguirlo La Hallgrímskirkja, hermosa iglesia de rito luterano, construida en el siglo XX, llamada comúnmente, debido a su tamaño y apariencia, Catedral de Reikiavik, la capital de Islandia, donde se encuentra. Es el edificio más alto del país, alcanza casi los ochenta metros.

Apretándose el cinturón en el viaje a Islandia

Cuando estés en Islandia, apriétate el cinturón, pero no por el frío, sino por los precios, porque es uno de los destinos más caros para el viajero. Encontrar precios razonables (para un español) es casi imposible. La carestía islandesa le viene de tradición. De siempre fue costoso reservar vuelo y alojamiento para ir a visitarla y mantiene la costumbre, muy sana para ellos por lo que se ve.

Si entras en un supermercado lleva muy clara la lista de los que quieres comparar y no te pases ni un milímetro. El pan cuesta el doble que aquí. La mayoría de la verdura y la fruta algo más del doble y se disparan las uvas que pueden llegar a valer 28€ el kg. Una docena de huevos en torno a 5€. El litro de aceite de oliva: 8€. El arroz, la cerveza, el agua embotellada, también más caro, y sobre todo el vino, de 10€ para arriba el litro. Y la carne ni te cuento: la ternera y la pechuga de pollo en torno a 20€ el kg. A la leche te puedes agarrar pues la puedes encontrar a un precio asequible, igual que los plátanos.

Si te sientes tentado a tirar de restaurante o de burger, piensa que tampoco te va a salir más barato. Menú de McDonalds, Burger King o similar: 14€. Comida para dos en restaurante a la carta (dos platos y postre): 106€. Comida en un restaurante barato (menú del día): 18€.

El café capuchino te cuesta 5€. El agua (botella de 33 cl) vale 1,86€ y la Coca-Cola o Pepsi, también botella de 33 cl, 2,65€. Si prefieres la cerveza importada (botella de 33 cl) tienes que pagar 8€, mientras que la cerveza nacional (0,5 litros) te sale a 10€. Decantarse por los dulces tampoco es nada barato, una bola de helado cuesta 5€ y un trozo de tarta 10.

Desayunar, comer y cenar fuera te puede costar, por persona, unos 70 euros diarios. ¿Qué cómo se apañan ellos? Pues porque el sueldo medio neto que un islandés percibe mensualmente asciende a 2500€. Si tú ganas eso y te sientes generoso, me llamas y nos vamos a Islandia, ¿vale? (A ver si cuela).

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2017, Blogestudio está gestionado con WordPress