Viajes

Los trucos definitivos para hacer la maleta como un experto

Hacer la maleta: ¿tortura o disfrute?
Cristina Torres
09:00h Martes, 30 de mayo de 2017
0

Hacer la maleta: ¿tortura o disfrute?

Hay quien sufre cuando tiene que preparar la maleta para salir de viaje. Puede entenderse si la situación surge como consecuencia de un desplazamiento fortuito e inesperado, pero cuesta más comprenderlo cuando se trata de hacer el equipaje para el disfrute de un destino ya previsto con más o menos tiempo. Empezar las vacaciones sufriendo no parece la mejor opción para comenzar unos días de relax.

Yo, desde luego, lo incluyo dentro del plan del viaje, al igual que la elección del destino, del alojamiento, de las visitas o de las actividades a realizar y de tantas otras cosas que forman parte de un viaje, se supone que de placer. Vamos, que no hace falta esperar a llegar al lugar elegido para pasárselo bien; empieza, o procura hacerlo, mucho antes, porque si no ¿para qué lanzarte a viajar?

Trucos para hacer la maleta: mejor no ser perfeccionista

Hay quien ve esto de hacer la maleta como si fuera una especie de maldición, de tal modo que la deja prácticamente preparada ya desde el viaje anterior y, claro, luego se encuentra con que se le apolilla la ropa o que no va a la moda. Otros se lo plantean como si de una competición olímpica se tratase: hacerla en el menor tiempo posible, con el máximo aprovechamiento del espacio, sin ninguna arruga, sin que se te olvide nada…

¡Caray, qué agobio! ¡Qué no te la van a revisar cuando llegues al hotel! Digo yo (a no ser que te presentes a un concurso de moda o similar). Desde luego hay otra manera de tomarse las cosas: el viaje no comienza cuando coges el coche, el tren, el avión o lo que sea que vayas a emplear para viajar, sino cuando empiezas a hacer la maleta, por eso relájate y disfruta de esta tarea.

Hombre, o mujer, de todo lo anterior, sí hay una cosa que es importante, es la de no olvidarse las cosas, porque fastidia mucho cuando llegas al sitio previsto y te das cuenta de que se te ha olvidado el niño (¡ah, no, que eso era en la película aquella!), el pijama o las zapatillas, o lo que sea. Piensa que, para tu mala suerte, siempre te vas a dejar atrás aquello que más necesitas. Por eso, te recomiendo que, antes de nada, te hagas una lista, al menos orientativa, de lo que quieres llevar, como si fueras a ir a la compra.

Esto de hacer la lista no es tan difícil y, además, hecha una vez, la guardas y te sirve para utilizar en más ocasiones. De abajo hacia arriba y de dentro hacia fuera: calzado, calcetines, ropa interior, camisas y/o camisetas, faldas y/o pantalones, jerseys, chaquetas, complementos, útiles de aseo… ¡Ya se me olvidó el pijama y el cargador! ¿Ves?

Y, antes de empezar a empaquetar todo lo que tienes en la lista, es importante también, elegir el tipo de maleta o la bolsa de viaje que vas a llevar, porque la colocación de las cosas depende también del modelo seleccionado. Y si el clima de la estación o el lugar al que vas a viajar te lo permite, lleva puesto todo lo que puedas, incluso más, o al menos lo que más abulte, así te quedará más espacio en tu equipaje para el resto.

Para entender mejor las explicaciones sobre cómo hacer una maleta de forma sencilla, a continuación tienes un video de poca duración, para que vayas abriendo boca:

Listos para hacer la maleta: al ataque

Una vez que tengas claro dónde vas a meter todas las cosas: “al ataque”, como Chiquito de la calzada, aunque tampoco hace falta que des saltitos. Puedes empezar por el calzado, distribuyéndolo en los laterales de la maleta, lo mejor es que la suela esté contra la pared, para que de esta forma se refuerce su estructura. Pon dentro de los zapatos todo lo que puedas: los calcetines, la ropa interior… Envuelve cada uno con una bolsa que no sea rígida para que no manche ninguna prenda. Los cinturones, no los enrolles, distribúyelos alrededor de la estructura, estirados.

Pon ahora en el fondo lo más resistente y arriba del todo lo que más se arrugue. Por lo tanto, coloca los pantalones doblados, de modo que si llevas varios, los sitúes haciendo coincidir la cintura del primero con la zona de la rodilla del otro. Y lo mismo con los jerséis y chaquetas que vayas colocando encima, así distribuirás el volumen lo mejor posible dentro de tu equipaje.

Hay expertos en esto del doblado y colocado de la ropa, a mí no me da por ahí pero te pongo el enlace de este video por si a ti te convence:

En la parte de abajo y en lo que se supone será el suelo de la maleta, digo se supone porque a saber las vueltas que luego dará aquello. Pues en el supuesto fondo se debe colocar el neceser con todos los útiles de aseo (y metido en una bolsa de plástico), así, si se sale algo, la maleta y todo lo que se tenga dentro se manchará lo menos posible.

Cómo colocar la ropa y los objetos más delicados

Los dispositivos electrónicos colócalos en la zona media, entre la ropa, para que vayan protegidos y sufran lo menos posible en caso de llevar un golge. Los cables y cargadores puedes ponerlos en bolsitas o dentro del cartoncillo de los rollos de papel higiénico, para que no se enreden entre sí ni con la ropa. Es conveniente que los coloques en un sitio que puedas tener a mano si viajas en avión porque en el control de seguridad del aeropuerto puede ser que te los hagan sacar para examinar.

Un truco muy importante a la hora de hacer el equipaje es rellenar los sujetadores con ropa, así evitarás que se deformen los aros. Este consejo no siempre se suele llevar a cabo, pero es fundamental para ahorrar espacio y conservar de forma adecuada este tipo de ropa interior que se daña muy fácilmente.

En la parte superior puedes colocar las chaquetas de vestir, dobladas dándoles la vuelta para que se arruguen lo menos posible y por último las camisas, al no llevar peso encima se arrugarán menos, esto en teoría, porque luego te ponen otra maleta encima y ya la hemos “piciado”, por cierto, venden camisas y pantalones antiarrugas, una muy buena solución para cuando te vas de viaje.

¿Y para la vuelta? Pues nada mejor, ni tan rápido, como el revuelto de tortilla y apretar bien para que cierre la maleta, o recurrir a lo de enrollar la ropa, yo no lo empleo pues me da la sensación de que todo se arruga, pero hay a quien le debe ir bien. Puedes probarlo y decidir por ti mismo si este consejo te funciona bien o no.

¡Ah, se me olvidaba! Lo más importante no lo pongas en la maleta (por si se extravía). El dinero, los documentos y lo más indispensable como, por ejemplo, una muda de ropa por si necesitases cambiarte, es preferible que lo lleves siempre contigo, en una bolsa de mano. Eso sí, procura no perderla o que no te la quiten… Así que mejor que no le saques el ojo de encima.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2017, Blogestudio está gestionado con WordPress