Viajes

¿Cómo conquistan los pequeños hoteles a sus clientes?

¿Por qué deberías alojarte en un hotel pequeño?
Cristina Torres
10:00h Lunes, 16 de noviembre de 2015
0

hotel pequeño

Es probable que seas uno de esos viajeros que prefieren alojarse en las cadenas hoteleras más conocidas porque sabes bien el servicio que te van a prestar. Sin embargo, si nunca antes has probado a pasar una noche en uno de estos tantos pequeños establecimientos que hay por toda España, hoy vamos a darte unas cuántas buenas razones para hacerlo. No solamente puedes sorprenderte con lo que implica hacer una escapada a uno de estos establecimientos familiares sino que, además, puede que quieras repetir más de una vez. ¿No te lo crees? Sigue leyendo y compruébalo por ti mismo.

Un hotel regentado por una familia no puede competir ni en dimensiones ni en cantidad de servicios con cualquiera de las cadenas hoteleras. Ellas poseen los recursos, poseen el capital para invertir en publicidad y pueden hacer ampliaciones para espacios comunes, para zonas de reunión o incluso para lugares de ocio como gigantescas piscinas para usar en verano. Sin embargo, el trato que puede dar un hotel grande no se acerca al que puede ofrecerte un hotel pequeño. Llamarte por tu nombre, organizar un itinerario a tu medida o incluso mostrarte cosas del lugar que ningún recepcionista podría saber son algunos de los detalles que pueden convertir la estancia en esos hoteles que antes te negabas a visitar en algo realmente mágico.

Las ventajas de alojarte en hoteles familiares

Trato cercano: por muy cercano que pretenda ser el trato en una cadena hotelera, lo cierto es que uno de los varios recepcionistas que trabajarán a turnos no puede asumir la gran cantidad de nombres que llegan al alojamiento. Lo más habitual es que al cliente se le trate de Usted y eso no siempre resulta agradable. Sin embargo, si quieres probar esa experiencia de sentirte en familia, incluso estando de vacaciones, te recomiendo probar esa ventaja de los hoteles más pequeños.

Personalización del servicio que te ofrecen: el servicio que te ofrecen en un hotel pequeño dista mucho de aquel que te encuentras en una cadena hotelera. Generalmente, en las segundas suele haber una carta con determinadas opciones entre las que elegir y que se supone los clientes agradecen. Sin embargo, en los hoteles familiares, la poca cantidad de habitaciones permite que puedan conocer de cerca a cada uno de sus huéspedes y preguntar acerca de sus propios gustos en la estancia ayudando en todo momento a que se sientan lo más cómodos posibles. Además, no será la primera vez que te obsequien con algún recuerdo, algo que siempre se agradece y a mí me ha pasado en varias ocasiones.

Posibilidad de conocer una zona desde el punto de vista de un local: mientras que en una cadena hotelera es probable que te ofrezcan toda una serie de esos paquetes todo en uno que se incluyen para el turista tipo, lo que te encuentras cuando se habla de hoteles pequeños son recomendaciones de una persona que probablemente ha vivido y vive en el mismo sitio en el que tú te alojas. Eso le da una ventaja respecto a sitios cercanos y a las historias que los inundan. Y son precisamente esas experiencias alejadas del turismo de siempre las que marcan para siempre tus viajes.

Si anteriormente te has alojado en hoteles pequeños y la experiencia no ha sido demasiado buena, quizás debas darle a este tipo de establecimientos una nueva oportunidad. Con el boom del turismo internacional, las ayudas que ha enviado Europa para revitalizar muchas de las zonas de interior y rurales, y la gran cantidad de emprendedores que han aparecido en un mercado en el que el paro está a la orden del día, los hoteles de pequeñas dimensiones han mejorado de manera considerable tanto en la personalización del trato como en el apartado de servicios disponibles. Lo cierto es que muchos de ellos superan con creces la experiencia que puedes encontrarte en las cadenas hoteleras, pero no solo por todo lo anterior, sino porque ahora apuestan por una decoración con acabados de lujo y por ofrecer al cliente opciones como spas privados o jacuzzis que antes jamás pensabas encontrarte en un establecimiento así. Además, el precio sigue compensándolo y aunque en ocasiones las ofertas de las cadenas sean realmente asequibles, comparando los precios sin promoción y lo que puedes obtener, yo me sigo decantando por la opción de los hoteles familiares. ¿Y tú?

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress