Viajes

¡Bienvenido al buffet del siglo XXI: el de las sensaciones!

Los buffets han cambiado para adaptarse a los viajeros
Cristina Torres
12:30h Jueves, 05 de mayo de 2016
0

buffet

El buffet es uno de esos atractivos que vienen como paquetes turísticos o que se pueden contratar como extra en muchos servicios de hoteles y pensiones. Sin embargo, ahora ya no sirve cualquier tipo de bufé. Con un turista cada vez más exigente, la manera de comer y exigir un servicio sofisticado ha cambiado, así como lo han hecho las prioridades. Hoy queremos analizar hasta qué punto lo han hecho y cómo pueden los locales adaptarse a esas nuevas demandas.

Puede que el servicio de buffet con un montón de opciones disponibles sin nada más en la mesa sea una buena alternativa todavía para el tipo de turista que no busca que el alojamiento le proporcione una experiencia en 360 grados. El problema está en que los locales que todavía no se han adaptado a esas nuevas exigencias verán como poco a poco el producto que venden deja de resultar interesante. La mayor parte de los viajeros se esperan mucho más que cantidad a la hora de valorar estos servicios como algo positivo. ¿Y qué es exactamente lo que están buscando? A continuación lo analizamos.

Características destacadas de los mejores buffets

  • Hospitalidad: el servicio es una de las cualidades que más aprecian los clientes a la hora de valorar con nota a un determinado tipo de bufé. Contar con el personal adecuado, así como apostar por la formación de éste para que pueda llegar a darle a los turistas el trato esperado es otra de las claves. Antes esto era un valor secundario, ahora se convierte en una de las características más importantes.
  • Espacios diferenciados y cambiantes: los espacios de los bufés no pueden mantenerse intactos durante todo el día. Los clientes que tienen pensión completa, medias pensiones, o que simplemente deciden uno de los días de su estancia hacer las tres comidas principales en el establecimiento esperan de él que les ofrezca una diferenciación notable entre las distintas horas del día. Es por eso que un mobiliario versátil y la adaptación del espacio se convierten en clave para hacer estos buffets del futuro.
  • Cocinas abiertas: las cocinas abiertas son otras de las cualidades que cada vez más exigen los clientes. En un mundo en el que la transparencia está cada vez más valorada en la hostelería, disponer de una cocina que pueda verse desde el exterior es lo mejor que puedes ofrecer a un cliente exigente que quiere controlar el proceso de calidad desde el principio hasta el final.
  • Gastronomía sabrosa y sincera: el cliente no quiere que el restaurante le ofrezca lo que no es capaz de hacer. De hecho, son cada vez más los usuarios que pretenden que se sea sincero con las capacidades que se tienen. Sincero no quiere decir poco exigente, sino coherente con los conocimientos y habilidades que se tienen. Es preferible basarlo todo en una dieta mediterránea en lugar de apostar por una cocina de remezcla en la que nada salga como cabría esperar. Innovar está muy bien y es valorado positivamente, siempre y cuando se sepa cómo se está haciendo.
  • Lo temático ya no está de moda: puede que hubiese una época en la que centrar el tipo de comida en la especialidad de un país funcionase a la hora de ofrecer un bufé diferenciado y que gustase al cliente. Sin embargo, esta tendencia ya no se lleva y son muchos los clientes que rechazan tener que sentarse a la mesa únicamente degustando platos de un lugar del mundo que, por otro lado, suelen repetirse hasta la saciedad en todos los lugares. Ahora se lleva una cocina internacional capaz de mezclar sabores y darle al turista aquello que ni siquiera se esperaba.

Como ves, tanto la concepción de lo que un bufé debe ofrecer como los espacios en los que estos se sirven han mutado de manera espectacular. Es verdad que no todos los hoteles y alojamientos se han adaptado a las nuevas tendencias, pero sí que es cierto que es necesario que lo hagan cuanto antes para poder competir en igualdad de condiciones. Las necesidades de los turistas van cambiando, pero también lo hacen aquellas que tienen que ver con las formas de viajar y de vivir las vacaciones. Es por eso que, en este sector como en todos los demás, hay que adaptarse o morir.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress