Rutas por España
Destaca su arquitectura árabe medieval

Un paseo por Mojácar

Diecisiete kilómetros de costa con algunas playas vírgenes
María Arribas
13:01h Miércoles, 31 de agosto de 2011
0

Pese a no ser uno de los destinos más conocidos de la costa de Almería, Mojácar ha conseguido poco a poco hacerse un hueco en el turismo nacional y conseguir que quienes acuden una vez a visitarlo no sólo se queden con un buen sabor de boca sino que muchas veces repiten.

Una vez que llega el verano no es extraño que los hoteles de Mojácar cuelguen el cartel de completo. Desde que en los años 60 una gran cantidad de artistas españoles eligiesen esta localidad almeriense como lugar de descanso en sus vacaciones, la fama del municipio no ha hecho más que aumentar. No es extraño. Un paseo por el pueblo es una opción ideal para desconectar de todo y relajarse contemplando su casco histórico en el que destaca su medieval arquitectura árabe.

Panorámica de Mojácar.

El Mirador de la Plaza Nueva es, probablemente, uno de los mejores puntos de partida para nuestra visita ya que desde allí podemos observar una magnífica panorámica de Mojácar la Vieja, primer asentamiento prehistórico de Mojácar, que se sitúa junto al río aguas, el cual desemboca en la laguna (hoy espacio natural protegido) en la playa de Mojácar.

En la plaza encontramos la Ermita de los Dolores, del siglo XVIII. Desde allí, lo ideal es volver a dirigirse a la parte alta del pueblo para legar al Mirador del Castillo y visitar después la Iglesia de Santa María, uno de los principales reclamos turísticos de la localidad. Frente a ella podemos encontrar la estatua a la Mojaquera, realizada en mármol blanco que muestra a una mujer que, ataviada con el traje típico, sostiene el pañuelo árabe con los dientes y porta el cántaro que se utilizaba para abastecer las casas de agua tomada de la fuente. Bordeando la iglesia, encontramos una escalera de piedra que desciende hacia la Plaza del Parterre, antiguo cementerio árabe y hacia la calle En medio, que sigue el recorrido de la muralla que antaño rodeaba todo el cono superior de la ciudad.

Desde allí podemos dirigirnos a la Puerta de la Ciudad, un arco de medio punto de 1574, que sustenta el escudo de Mojácar (el águila bicéfala de la casa de los Austrias, premio a la lealtad demostrada en la batalla de 1488). Finalmente, el barrio judío, de laberínticas calles, llenas de encanto es otro lugar de visita obligada en la ciudad.

Y para los amantes de la playa, los 17 kilómetros de costa de Mojácar ofrecen algunos espacios aún vírgenes, que se alternan con playas de bandera azul en las que se puede disfrutar del sol y el mar de mil formas diferentes.

Imagen: Flickr por nainenn

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress