Newsletter, Rutas por España

Más cosas que hacer en el Camino de Santiago

Valor agregado en la vía de peregrinación más importante de España
Carla de Oyarbide
08:00h Jueves, 09 de enero de 2014
0

Hace unos días comenzamos a compartir algunos imperdibles para disfrutar en el Camino de Santiago, en todos sus trayectos, actividades o lugares que le sumarán un plus a esta experiencia que casi todo creyente quiere pasar por alguna vez en su vida.

En la Vía de la Plata, habrá que observar uno de los mejores amaneceres de la región, en esta meseta, donde cobra sentido la frase tradicional, “Ancha es Castilla”. Para lograrlo, habrá que salir de madrugada, antes que salga el sol, y ver el amanecer en plena marcha.

En Pamplona, se podrá poner en acción las mandíbulas: como parte del Camino Francés, se podrá disfrutar de la riqueza culinaria de esta zona, a través de sus conocidos pinchos. Después de recorrer kilómetros y kilómetros, el ir de tapas por los bares de la calle Estafeta no tiene precio.

En el Camino Primitivo, no habrá que dejar de hacer el descenso a Montefurado, que corona el puerto de El Palo y se presenta como una bajada única para hacer por la montaña asturiana. Tiene una extensión de cinco kilómetros que termina en el pueblo de Montefurado, con casas de piedra y poco poblado, que parece retrotraído de otra época.

Ya en el Camino Portugués, una buena idea es conocer más sobre los orígenes de Portugal en Ponte de Lima, un pueblo con encanto y arquitectura rústica que permitirá dar otro pequeño salto en el tiempo. Está atravesado por el río Limia, y es, según los registros que se tienen, la villa más antigua de Portugal.

Entre sus destacados, se cuenta un puente romano de 16 arcos que data del siglo V, y se construyó para unir las ciudades de Braga y Astorga. Al otro lado, se puede encontrar el albergue de peregrinos. Valdrá la pena tener una comida o cenar en alguno de los restaurantes del puente, para obtener las mejores vistas y ver, a la vera del río, cómo se pone el sol. Espectáculo natural único.

Otro recomendado es cruzar el Arco de San Miguel de Mazarreros, en el Camino Francés. Este gran arco se erige sobre la carretera que lleva a Villahizán de Treviño, en Burgos, y se lo puede encontrar cerca de la localidad de Sasamón. Su encanto radica en su diseño y en que es el único vestigio en pie de la iglesia del despoblado de San Miguel de Mazarreros (se construyó en el siglo XII y a partir del XV, fue desapareciendo).

Finalmente, otra buena idea es visualizar el embalse de Salime, desde lo alto, en el Camino Primitivo. No sólo obsequiará de las mejores vistas, sino que este embalse tiene también valor histórico para esta región asturiana: construido entre 1948 y 1953, supuso entonces la llegada de trabajadores desde todas partes de España.

Foto: alma-81

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress