Europa, Relatos
Andorra

Una musa para el lápiz

Hotel Husa Xalet Ritz, una redacción para el invierno
Juan Luis Pérez
08:00h Miércoles, 29 de julio de 2009
0

Sólo mis colegas podrían entender que todo escritor necesita condiciones precisas para poder desarrollar su actividad, condiciones propias de cada autor.

Valle de Anyos, Andorra

Valle de Anyos, Andorra

Yo soy de las que necesito sí o sí de ciertos factores para poder emprender mi actividad, en ocasiones viajes, aromas, sabores… Mi marido dice que es todo psicológico, a lo que yo le contesto que, psicológico o no, es lo que yo preciso.

Cuando era joven y estaba desarrollando mis estudios en la Facultad de Filosofía y Letras, necesitaba prepararme dos termos de café y augurar que no hubiera nadie en mi casa; en caso de que sólo hubiese preparado un termo de café o de que hubiera alguien dando vueltas, me era imposible ponerme a revisar mis apuntes.

Cuando decidí escribir novelas empecé a entender, con profundidad, el término “concentración” y la palabra “inspiración”. Más tarde supe que yo era una escritora de frío y que, aún cuando no tuviese nada que ver con la historia que fuera escribir, yo necesitaba estar rodeada de un bonito paisaje.


Pasé mucho tiempo hasta encontrar mi redacción ideal, hasta que finalmente pude lograrlo. Ese sitio estaba en Andorra y era un precioso y rústico hotel.

Interior del Hotel Husa Xalet Ritz

Interior del Hotel Husa Xalet Ritz

Andorra no estaba tan lejos de mi hogar, pero nunca, quien sabe porqué, me había surgido visitarlo. Hasta que un invierno se me dio por recorrerlo. Allí me encontré con un país mediterráneo – del sur de Europa-, situado en los Pirineos que, desde ese momento, se convertiría en mi musa de inspiración.

Había emprendido ese viaje por mero placer y no tenía pensado ponerme a escribir. Tengo establecida una fecha anual para iniciar una novela y así es como, desde hace años, organizo mi profesión.

Los caminos de la montaña me llevaron a buscar un sitio cálido para hospedarme, anhelo que me llevó a encontrar el Hotel Husa Xalet Ritz, un noble y bello alojamiento.

Yo era una amante del frío bien llevado; renegaba de las altas temperaturas y me gustaba el frío para estar al lado de un hogar a leña, preparar un guiso sabroso y tomar una suculenta taza de café.

Y me alojé en ese hotel de nombre difícil, ubicado en el Valle de Anyos, un sitio pequeño de piedra y madera, en donde pude sentirme realmente a gusto.

No me interesaban las estaciones de nieve que había cerca de allí, me gustaba espiar por debajo del cortinado blanco y ver el paisaje. Y, de tanto mirar, terminé controlando los tiempos de arribo del autobús, cuya parada se apostaba a 300 metros del hotel.

Un día, tras finalizar una velada de café en el hall del hotel con otros viajeros – en una sala con bonita decoración inglesa-, regresé a mi habitación. Tuve el instinto de agarrar mi computadora y empezar a escribir.

Ese fue el sitio en el que pergeñé mi primer best seller y, a partir de ese momento, regreso cada invierno en busca de inspiración.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress