Relatos, Viajes
México y una tradición

Guanajuato, la capital del beso

Una cortina musical a la mexicana
Juan Luis Pérez
08:00h Miércoles, 25 de marzo de 2009
1

Soy músico pero trabajo escribiendo canciones por encargo. Compongo para mí lo que deseo, y compongo para el resto lo que me piden. Lo “para mi” y lo “para ellos” no tiene nada en común.

Las calles románticas de Guanajuato

Las calles románticas de Guanajuato

Se nota cuando es para mí, porque el trazo se traslada firme, seguro y con destreza. Cuando es para los demás le cuesta arrancar, ser, pasear y llegar a un buen destino. Sin embargo, termina saliendo.

Hace varios años que mi fama como compositor de cortinas para telenovelas se ha ido acrecentando. Con lo que gano cumplimentando esa tarea, me alcanza para solventar mis propias producciones.

La modalidad de esta labor es simple: te convoca el productor, te hace una síntesis de las principales líneas del producto, te hace un detalle de los “imprescindibles” que debe ostentar el tema (género, palabras claves, tono, etc) y te despide con un “confío en vos, espero propuestas, llamame en cuando tengas algo”.

El callejón del beso, Guanajuato

El callejón del beso, Guanajuato

Entonces, parte del presupuesto que me dan, lo utilizo para hacer viajes a lugares que puedan inspirarme; lugares que guarden relación con el trabajo que debo presentar.

Recuerdo una vez que tuve el encargo de escribir el tema (ley motive) para un culebrón de la tarde en donde los personajes vivían, morían, sufrían, se alegraban, se encontraban y se alejaban por obra y gracia del amor.

Hubiese sido sencillo trasladarme a Verona pero, tan poca originalidad, hubiera significado un fracaso para mí. Por eso miré un mapa y apunté a Guanajuato, en México; la ciudad del beso, un buen sitio para componer mi canción.

Muchos no han dudado en elegir esta ciudad para hacer de su romanticismo una razón pública y social. No es mi caso, pero ese dato me servía para poder inspirarme en esas parejas que consolidaban sus historias, buscando esta ciudad como marco escenográfico.

Para alojarme sólo tenía una condición: estar cerca del Callejón del beso. A este lugar acuden más de 900 parejas por día, y si bien no escribiría ahí, apuntaría las anécdotas más jugosas.

La visita nos muestra un callejón con dos balcones pegados – y puedo asegurarlo- que permiten el desarrollo de un beso, sin estiramientos forzados.

Cuenta la leyenda que los Romeo y Julieta mexicanos – Doña Ana y Don Carlos-, hijos de familias enfrentadas, se juntaban allí para besarse y que, cuando el padre de la muchacha los descubrió, la mató.

Veo que las parejas que llegan al callejón se paran en el tercer escalón y se dicen algo, que no alcanzo a escuchar. Me cuentan que aquellas que se auguran felicidad en ese sitio, tienen asegurados siete años de felicidad. Y, quienes no lo hacen, tienen el mismo tiempo de infelicidad.

Me pregunto qué pasará con los que no acuden con pareja, me dicen que nada y me quedo tranquilo.

Comentarios (1)

  • Beatriz
    20:31 13 13Europe/Madrid febrero 13Europe/Madrid 2010

    Guanajuato es definitivamente un lugar perfecto para inspirarse, buena elección. Es una ciudad hermosa, tranquila, con muchísimos lugares para visitar, el callejón del beso es una parada obligada, pero también está el museo de las momias, el teatro juárez, la alhóndiga de granaditas, el monumento al pípila, el edificio de la universidad, etc. Espero que te hayas dado un tiempo de visitar algunos de estos lugares a parte de el tiempo para la inspiración.

     

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress