Europa, Relatos, Rutas
Escocia

Edimburgo: un recorrido cultural y colorido

Una historia de Escocia que ha quedado grabada en varios espacios de Edimburgo.
Brenda Zaniuk
08:00h Sábado, 27 de febrero de 2010
0

Edimburgo, la actual capital de Escocia, es una ciudad relativamente pequeña, dividida en dos partes muy diferenciadas, la histórica Old Town (Ciudad vieja), con sus callejuelas medievales adoquinadas, y la New Town con sus elegantes fachadas neoclásicas.

Edinburgh Military Tattoo

Al que visite por primera vez la ciudad le sorprenderá la patina oscura que presentan muchos de los edificios, consecuencia del uso durante muchos años de las chimeneas de carbón como sistema de calefacción mas corriente.

Es una ciudad muy dinámica y en el mes de agosto de cada año puedes disfrutar de su Edinburgh International Festival y de un gran acontecimiento cada vez más conocido, el Edinburgh Military Tattoo.

El “Tattoo” es un espectáculo musical de origen militar, con participación de bandas musicales de todo el mundo en las que la gaita es un componente fundamental. Se celebra en la majestuosa explanada del castillo de Edimburgo y pone de manifiesto la gran vitalidad y orgullo de esta gran nación.



En la Old Town la calle más famosa es la Royal Mile, que discurre entre el castillo de Edimburgo en uno de sus extremos, hasta el palacio de Holyrood en el otro. Este último es la residencia de los monarcas ingleses cuando acuden a Edimburgo. El nombre de la calle tiene su origen en la distancia existente entre los dos edificios que la limitan, que es de una milla.

Royal Mile, la calle más popular de Edimburgo

Royal Mile, la calle más famosa de Old Town, Edimburgo

El castillo de Edimburgo es en realidad un recinto amurallado, de tipo defensivo, que alberga desde las Joyas de la Corona escocesa hasta un cementerio en el que reposan los restos de los perros que han desempeñado misiones importantes en los distintos ejércitos escoceses.

Además, en los distintos edificios y zonas al aire libre del recinto se encuentran “El Memorial Nacional de la Guerra de Escocia”, el “Mons Meg”, un enorme cañón del siglo XV, las mazmorras y la capilla de Santa Margarita, la zona más antigua de la fortaleza.

Junto a las Joyas de la Corona se encuentra la “Piedra del Destino” sobre la que se coronó a los reyes escoceses hasta 1292. Para los amantes de las leyendas, esta es la piedra sobre la que, según el Génesis, dormía Jacob cuando soñó con ángeles que ascendían al cielo.

La piedra fue que fue robada por Edward I de Inglaterra en 1296, llevándosela a Westminster en Londres y permaneció allí durante 700 años. Sobre ella se sentaron todos los nuevos soberanos ingleses durante su coronación, utilizándose por última vez en la coronación de la Reina Isabel II en 1953.

En la Navidad de 1950, 4 estudiantes nacionalistas escoceses robaron la piedra de la Abadía de Westminster y la depositaron en la Abadía de Arbroath, pequeña ciudad en la que Escocia declaró su independencia, dejando una copia en Westminster. Sin embargo, 4 meses después la piedra fue devuelta a Inglaterra.

Finalmente, en el año 1996, el día de San Andrés, patrón de Escocia, el gobierno británico llevó la Piedra a Edimburgo y la devolvió al pueblo escocés, descansando desde entonces en el Castillo de Edimburgo junto a las Joyas de la Corona Escocesa.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress