Europa, Relatos, Rutas
Escocia

Edimburgo mas alla de la Royal Mile

Rincones para el recuerdo
Brenda Zaniuk
08:00h Lunes, 22 de febrero de 2010
0

La Royal Mile no es sólo el castillo de Edimburgo. Además de los cientos de tiendas y puestos ambulantes de souvenirs, en el camino hacia Holyrood Palace nos encontramos con lugares bien dignos de una visita detenida, como la Cámara Obscura o The Scotch Whisky Experience, en el que, según sus mentores, se puede realizar, montado en un barril, un excitante y burbujeante recorrido por la réplica de una destilería y formar parte del proceso de elaboración del whisky.

Scotch Whisky Experience

También merecen la pena la catedral de St. Gilles, el Museum of Childhood y ya llegando a Holyrood Palace, el parlamento escocés, obra del arquitecto Enric Miralles y que por su modernismo contrasta fuertemente con las construcciones aledañas.

Entre la Old y la New Town se encuentran los Princess Street Gardens y la Galería Nacional de Escocia, un coqueto pero gran museo en el que se pueden admirar, entre otras maravillas, el cuadro de Velázquez “Vieja friendo huevos”, o el archiconocido “El reverendo Robert Walker patinando en Duddingston Loch”, la más famosa obra pictórica escocesa.

La New Town, con su imponente arquitectura georgiana presenta un aspecto totalmente diferente y alberga una Edimburgo más moderna y también más convencional, con comercios y restaurantes de carácter internacional, tiendas lujosas, y autobuses de doble piso. Los nítidos contrastes entre ambas conforman una encantadora contradicción. En lo que sí coincide plenamente con la parte vieja de la ciudad es en su gran dinamismo y vitalidad.


Mirador Arthur’s Seat

Quizás el emblema de Princess Street y de la New Town sea el monumento a Sir Walter Scott, erigido en 1846 tras su muerte en 1832. En el extremo de más alejado del castillo de Edimburgo se encuentra Calton Hill, que alberga una serie de edificios clásicos, como el monumento a los caídos en las guerras napoleónicas o el monumento a Nelson que conmemora la batalla de Trafalgar.

Para despedirnos de Edimburgo nada mejor que, en un corto paseo desde Calton Hill, ascender a Arthur’s Seat, el pico principal de un grupo de colinas cerca del centro de Edimburgo. Su altura es de 250 metros y proporciona unas preciosas vistas sobre la ciudad. A estas alturas ya llevaremos al menos tres días por Escocia.

Las vistas desde Arthur’s Seat, no sólo sobre Edimburgo sino sobre el precioso entorno de la ciudad escocesa, empezarán a hacer mella en nuestros sentimientos. Por un lado la satisfacción de haber conocido estos parajes, Por otro la pena por tener que abandonarlos.

Fotografías: Word Ridden y kyz en Flickr

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress