Europa, Relatos, Viajes
Pueblos con encanto

Conociendo las calles de Albacete

La ciudad de los cuchillos con Patrimonio Histórico y cultural en conservación
Juan Luis Pérez
08:00h Jueves, 05 de noviembre de 2009
1

Hay ciudades de las que sabemos poco, esta nos pareció una de ellas. Conocíamos de Albacete que era considerada la ciudad de los cuchillos lo que nos llama mucho la atención y nos obligo a visitarla y reservar hoteles en Albacete.

ayuntamiento

Una de las postales típicas del ayuntamiento

A poco de llegar, empezamos a recorrerla, y descubrimos que no había muchos monumentos históricos ni culturales ya que en épocas pasadas los edificios e iglesias antiguas fueron derribados para dar paso a la construcción de viviendas.

Las autoridades han empezado a realizar fuertes trabajos en la conservación de los pocos patrimonios históricos del lugar de forma que se pueda incrementar el turismo. Por lo que pudimos conocer algunos de ellos.

Nos dirigimos a la catedral de San Juan Bautista, que ha sufrido muchas remodelaciones con los años, aunque todavía sigue manteniendo una espectacular belleza de origen renacentista.


Enfrente a la Catedral de Albacete pudimos observar variedad de edificios importantes, como la casa del Hortelano, de fachada ecléctica y gótica con azulejos verdes que hoy sirve de sede del Vicerrectorado de la Universidad.

Paseo de la Liberdad

Paseo de la Liberdad

Seguimos caminando, y así nos encontramos con el ayuntamiento de la ciudad y el Museo Municipal donde pudimos presidir una de las tantas exposiciones culturales que se presentan por temporadas.

En medio, estaba el prestigioso Monumento al cuchillero, el oficio más reconocido en la ciudad. Que fue heredado a sus habitantes a través de los siglos por la cultura Arabe quienes son reconocidos como verdaderos artesanos en esta actividad.

Entre los museos que fuimos podemos destacar el Provincial donde se destacan las numerosas muñecas de marfil y ámbar que pertenecieron a la época romanas y las pinturas de Benjamin Palencia que piezas realmente hermosas de gran valor cultural.

También pasamos por el museo del Niño, donde nos sorprendimos con su recorrido por el mundo de la enseñanza al lo largo de la historia. Donde, a través de una recreación, pudimos conocer como eran las aulas donde nuestros abuelos aprendían a sumar y a restar.

En otras de estas aulas nos encontramos con una exhibición de juguetes, ahí contemplamos como eran los muñecos en la época de nuestros antepasados, al igual que las vestimentas y utensilios. Sinceramente un paseo por la nostalgia.

Después de andar por la ciudad, el apetito se abrió con fuerza, fue ahí cuando elegimos un pequeño restaurante, que nos recomendaron en el hotel, por ser un centro de delicias culinarias para comensales de buen comer.

Por lo que les aconsejo no dejen de probar platos como Perdiz Estofada, el delicioso Pisto Manchego, La caldereta de cordero, la Puerrada Albaceteña que esta elaborada con crema, puerros y patatas. Obvio no es apta para personas que se encuentran a dieta.

Ni hablar de los postres, esta ciudad tiene la excelencia en repostería para golosos, los Suspiros de Ayna, los exquisitos Bollos de Mosto, y las Delicias de Almansa son unos pocos de los pecados culinarios que pueden saborear.

Aunque Albacete es mas bien un lugar de paso, posee muchas virtudes como la gastronomía, su oferta cultural y la artesanía que la hacen un lugar muy cálido. Si las autoridades continúan trabajando podrán hacer de esta ciudad un lugar más turístico

En esta ciudad que no tiene demasiados monumentos históricos, sigue manteniendo las tradiciones desde hace siglos. Y posee unos de las mayores virtudes, por lo menos la que pretendemos algunos, la poder respirar la tranquilidad que vuela en el aire.

Fotografías: lumag00 en Flickr

Comentarios (1)

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress