Europa, Relatos, Viajes
Pueblos con encanto

Benalmáneda, una escapada en familia a la Costa del Sol

Un encantador pueblo con encanto andaluz
Juan Luis Pérez
08:00h Domingo, 22 de noviembre de 2009
0

Unos de los lugares que siempre denominamos como pintorescos y muy agradables son los pueblos que conforman la denominada Costa del sol. Donde muchos de ellos escondes su encanto andaluz y han sabido esquivar noblemente el desarrollo enfervorizado que ha envuelto a la península ibérica en las ultimas décadas.

Castillo de Colomares

Castillo de Colomares

Uno de estos pueblos que menciono es Benalmádena, un poblado que se acentúa a 300 metros sobre el nivel del mar, donde se destacan sus bellas casas vestidas de blanco, que embelesen a los visitantes y sus múltiples miradores situados en varios tramos de su geografía costera, por los cuales se puede obtener una esplendorosa vista del mar y de toda la Costa del Sol.

Fue en este lugar, donde pensando en regalos originales para el resto de la familia, habíamos decidido participar de una escapada de fin de semana. Aprovechando de una huida de la ciudad para encontrarnos entre todos en un espacio de tranquilidad y perfecta belleza.

Sus pequeñas playas de arenas oscuras se encuentran muy juntas, a lo largo de unos 20 kilómetros, aunque muestran pocas similitudes entre sí, las hay muy urbanizada y las denominadas poco salvajes, aunque siempre hay algunas excepciones dado que es posible concurrir a ciertos balnearios donde predominan las rocas y gravas.


Calles de BenalmádenaPara nosotros todas nos habían parecido muy bonitas, pero a la hora de elegir alguna para disfrutar del sol y el mar, nos quedamos con la playa de Viborillas donde encontramos aquí un espacio para nosotros que somos amantes de la practica del naturismo.

Aunque no solo fue lo único que pudimos hacer es estos dos días, ya que decidimos dividirnos en dos grupos, el primero constituido por nuestros hijos que querían hacer actividades al aire libre, en especial senderismo tomando algunas de las rutas hacia el Monte Calamorro, culminando en su cumbre.

Y el grupo número dos, comprendidos por nosotros los padres, que habíamos preferido recorrer esta ciudad, visitar el Museo de Arte Precolombino donde pudimos disfrutar de varias muestras de arte del continente americano y una sala dedicada íntegramente a los descubrimientos arqueológicos locales de los distintos asentamientos de la zona.

Como también durante nuestras caminatas llegarnos hasta el Castillo de Colomares, La bellísima iglesia de Santo Domingo de Guzmán y la fabulosa estupa budista también llamada de la iluminación que tiene 33 metros de altura y en su extremo superior se encuentra coronada por un cono dorado que se divisa desde cualquier parte.

En este lugar de paz, dedicado a la meditación guiada. También se exhiben algunas obras de arte, como pinturas y estatuas realizadas a mano por artistas de Nepal y el Tíbet que estan a la venta.

Y además por nuestros paseos por las estrechas y empedradas calles esta ciudad, no podíamos dejar de probar los platillos típicos de este lugar que son a base de pescados y mariscos típicos de la conocida cocina Mediterránea. Aunque los hay otros donde sus protagonistas son las carnes de la zona.

Este destino tan original como agradable nos dejó un dulce sabor en la memoria, producto de haber pasado dos días de tranquilidad y disfrute únicos. Que quedaran alojados en nuestra memoria, y que resurgirán nuevamente cuando volvamos a visitarlo.

Fotografias Benalmadena.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress