Especiales, Norte América

Nueva York amplia su espectacular parque colgante High Line

Más de un kilómetro y medio de antiguas vías de tren son hoy un espacio verde con vistas privilegiadas y diseño rompedor
David Cuní
15:57h Lunes, 20 de junio de 2011
0

Nueva York, jungla de cemento dónde los sueños están prefabricados… dice la canción. La verdad es que a vista de pájaro, lo que más predomina en la piel que cubre Manhattan es sin duda el asfalto y toneladas de acero concentrado en enormes rascacielos. Sin embargo, en la “ciudad de las ciudades” cabe de todo, y también hay espacio suficiente para que nazca naturaleza que aporte un poco de oxígeno a tanta población reunida. Más allá de su gran y mítico pulmón verde, Central Park, los neoyorquinos disponen de otras alternativas de zonas verdes en las que desconectar del ajetreo de la megaurbe y recargar energías con un poco de aire fresco. Y desde hace apenas un par de años, la ciudad puede estar orgullosa de hospedar un nuevo concepto de parque que destaca tanto por sus orígenes, como por su estructura de lo más peculiar.

El High Line recorrerá ahora más metros de verde por las antiguas vías de tren neoyorquinas

Nos referimos al High Line, un innovador espacio verde construido encima de unas antiguas vías de tren que cubren su recorrido por la mitad oeste de la isla de Manhattan. Algo curioso ya de entrada, aprovechar una antigua línea ferroviaria para reconvertirla en un nuevo espacio útil para el ciudadano, en una voluntad muy similar a la de Valencia y su parque construido en el antiguo cauce del río Turia. Pero además, el High Line destaca por permanecer suspendido a nueve metros de altura sobre la ciudad, ya que el tramo ferroviario que aprovecha es el de unas antiguas vías elevadas.

El High Line es desde el día de su inauguración, en junio de 2009, un símbolo de la nueva Nueva York, muy querido por sus ciudadanos, como demuestra la reciente apertura oficial de su esperadísima ampliación. Cientos de turistas y neoyorquinos se reunieron para recorrer por vez primera el segundo tramo del jardín de moda de NYC, que ahora ya se extiende desde la calle Gansevoort hasta la calle 30.

Los visitantes hospedados en Hoteles Nueva York de las proximidades, sabían bien por dónde debían empezar su jornada, y dejarse deslumbrar por esta larga estructura que busca quebrar el concepto clásico de parque a partir de la reinvención de una antigua zona urbana. Y es que los tres barrios que atraviesa este rompedor jardín (Meatpacking, Chelsea y Midtown) han experimentado un inusitado reflote económico, gracias a las cientos de miles de visitas que se han acercado expresamente para verlo en sus apenas 24 meses de vida. Sólo el año pasado, más de dos millones de personas han visitado el imaginativo jardín, y ha generado desde su apertura unos 2.000 millones de dólares en inversión privada, y la creación de 12.000 nuevos puestos de trabajo.

Hace más de una década fue cuando se empezó el debate sobre qué hacer con esta vieja línea de tren abandonada, que sirvió en los años 30 y 40 para transportar mercancías a lo largo de la Décima Avenida que abastecían las fábricas situadas en las orillas del río Hudson. A pesar de que a principios del 2000 la mayor parte de los comerciantes y propietarios de edificios en ese área abogaban por la demolición de las viejas vías, ahora la apertura de la segunda sección del parque es celebrada tanto por los dueños de locales de la zona como por los neoyorquinos. Aún así, el coste de construcción del High Line asciende a los 153 millones de dólares.

Foto: Joeavre

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
© Copyright 2018, Blogestudio está gestionado con WordPress