Norte América

Buenas razones para visitar el nuevo Museo de Anatomía Mórbida en Nueva York

Nueva York: conoce el Museo de Anatomía Mórbida
Carla de Oyarbide
10:00h Sábado, 23 de agosto de 2014
0

Desde hace un mes, Nueva York ha sumado un nuevo museo en la ciudad que, aunque desde una primera consideración podrá parecer algo tétrico para muchos, valdrá la pena conocer. En esta ocasión, veamos algunas buenas razones para no esquivar el Morbid Anatomy Museum (Museo de Anatomía Mórbida).

Este museo abrió sus puertas en el barrio de Gowanus, en Brooklyn, una zona emergente que va adquiriendo cada vez más crecimiento. El valor de la entrada para visitarlo es de solo 10 dólares, he aquí una primera buena razón para hacerlo.

Se trata de un lugar para todos los públicos, para grandes y chicos, que nació por iniciativa de Joanna Ebenstein, apasionada por la medicina y quien tuvo en su colección privada de libros y objetos temáticos la semilla del lugar. Luego, tras pedir un préstamo pudo materializar su objetivo en este nuevo museo que está despertando la curiosidad de muchos en la ciudad, de todas las edades, y tanto de locales como de turistas.

La muerte ha despertado interés y miedo, en iguales proporciones, desde siempre: si en la época victoriana los muertos eran engalanados y se los colocaba en ataúdes profusamente decorados, en pleno siglo XX esta costumbre se siguió entre las familias adineradas.

Otra costumbre de entonces, era la de pintarles retratos o de hacer máscaras mortuarias: aquí se podrán ver ejemplos de la llamada “La desconocida del Sena”, que se basó en una mujer hallada muerta en el río parisino en 1880 y que luego inspiró a artistas y a literatos. “El Arte del Duelo” es precisamente la colección que reúne más de 90 objetos y obras de arte relacionados con la muerte, entre los que se cuenta esta famosa máscara de mármol.

Pero también hay una zona destinada a biblioteca: se reúnen cerca de 2.000 títulos que guardan alguna relación con la muerte, desde libros esotéricos hasta obras de medicina y anatomía. Tampoco faltan fotos y animales disecados, calaveras e imágenes, y un sinfín de elementos vinculados que recrean la muerte y todas sus facetas.

Otra zona curiosa de este museo es la relacionada con el pelo: sí, el cabello es la parte que más sobrevive, que más puede durar tras la muerte, por lo que durante mucho tiempo las familias encargaban recuerdos capilares de sus difuntos. Pequeños altares que parecen de madera fina pero que en realidad están hechos de pelo. Llamativo.

Finalmente, te comentamos que en la zona de la biblioteca hay una vitrina antigua llena de tarritos de cristal con animales en formol y una cajonera de juguete con insectos y pequeños huesos, así como una estantería que exhibe moldes de cera, que utilizaban los médicos para estudiar anatomía en el siglo XIX.

Foto: eblake

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress