Islas

Nueva tasa turística en Baleares ¿Tienen sentido estos impuestos?

Impuestos al turismo: Baleares se suma a las tasas en los hoteles
Cristina Torres
10:00h Sábado, 17 de octubre de 2015
0

impuesto turismo

 

No es la primera vez que el tema de las tasas turísticas se convierte en portada del sector en España. Sobre todo ahora que nuestro país ha alcanzado récord de visitantes y se posiciona como el segundo destino turístico a nivel mundial, parece que el Estado ha encontrado en este sector una buena forma de financiación. Aunque muchos hosteleros se oponen a establecer impuestos extras que graven su actividad, hay regiones en las que se justifica el pago de la tasa para contribuir al desarrollo de las actividades relacionadas con la promoción y el desarrollo de la zona. La última región en pretender sumarse a esta tendencia ha sido Baleares.

Si bien todavía no es una realidad, un proyecto de ley estudia gravar la estancia de los turistas -y los locales- en la Comunidad Autónoma con un importe que se movería entre las cifras de 0,50 céntimos y 2 euros por persona y noche. La diferencia entre lo que deberían recaudar unos alojamientos y otros se establecería en función de su categoría, y también de la temporada en la que se reserve la estancia. Ahora bien, ¿espantará esto al turista de a pie? ¿Supone una competencia desleal respecto a los establecimientos que actúan sin estar regulados como ocurre con los pisos de particulares de Airbnb? Lo analizamos a continuación.

Una tasa para todos

La tasa que se plantea implantar en Baleares tiene varias características que la convierten en particular. En realidad, no se trata de la primera región en pretender que los hoteles y otro tipo de alojamientos recauden para el estado el impuesto, pero sí el primero que lo hace de tal manera que los lugareños también deberán abonarlo e incluso lo extiende a los alojamientos que se quedan fuera de la ley. Y si en la teoría resultaría justo para evitar que el sector hostelero tradicional se alce reclamando una competencia leal, en la práctica será bastante complejo solicitar a casas y pisos alquilados a turistas fuera de la ley el pago de un tributo. ¿Cómo se va a identificar a este tipo de apartamentos? ¿Qué mecanismos se van a exigir para abonarlo? Si siempre ocurre que tras la ley viene la trampa, en Baleares parece que la propia ley se ha entrampado a sí misma.

Considerando que las islas también tienen turismo interior, no parece que a los locales la idea de tener que pagar una tasa por hacer turismo dentro de su propio territorio les entusiasme. A los hoteleros les preocupa el encarecimiento de la estancia completa de los turistas que, recordemos, vienen mucho más a España, pero siguen gastando mucho menos que en otros destinos. ¿Cuánto supondrá dicha tasa en unas vacaciones de quince días para una familia de cuatro personas? Sin lugar a dudas el precio subirá de manera considerable y el hotel acabará teniendo que promocionar de algún modo otros servicios si no quiere perder al cliente.

Otra de las particularidades del impuesto que se estudia en Baleares es el hecho de que los cruceristas también deberán abonarlo, al igual que los establecimientos categorizados como albergues o casas rurales. Los albergues son los que más notarán la subida por sus habituales bajos precios. En el caso de los cruceros, habrá que ver cómo se regula la norma, la cual parece un tanto absurda porque se combina con las ya habituales tasas del puerto que se incluyen en los billetes de aquellos viajeros que se deciden por esta fórmula. Por último, en el caso de las casas rurales, pese a su auge y a que se sitúan en una categoría de precio superior, tendrán que adaptarse también frente a una competencia particular cada vez más extendida. A esta competencia también se le gravaría, pero es difícil asegurar el cobro de un impuesto de una propiedad que no existe como tal ante la ley.

En definitiva, la implantación de tasa al turismo puede parecer en un primer momento lógica para ahorrarle dinero al ciudadano pero, en la práctica, supone encarecer las estancias y suprimir muchos de los servicios que han consolidado a España como un destino turístico apreciado. Si no se puede subir el precio por la competencia y porque el turista no está dispuesto a pagar más, de algún lado habrá que recortar para poder recolectar el tributo. Considerando el empleo que se puede crear si el turismo se consolida como motor de la recuperación, parece ilógico hacer lo que ya muchas Comunidades, ahora también Baleares, se han planteado. ¿Tú cómo lo ves, crees que son correctas las tasas turísticas en los alojamientos mientras se mantiene un IVA del 10%? ¿no resulta contradictorio de facto?

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2018, Blogestudio está gestionado con WordPress