Islas, Newsletter

La Isla de Kastelorizo, un tranquilo lugar por descubrir en Grecia

Descubriendo rincones únicos en el Egeo
Carla de Oyarbide
10:00h Martes, 08 de julio de 2014
0

La Isla de Kastelorizo está en Grecia, a sólo dos kilómetros de la costa de Turquía, y es muy bella. En sus sólo seis kilómetros de superficie, tiene lugar un verdadero paraíso natural, con sólo un pueblo, y no muy habitado, pero con un entorno paisajístico único.

Si algo caracteriza a esta isla es su tranquilidad: todo aquel que esté buscando calma, silencio y verdadero relax, podrá acercarse a este lugar donde la relajación estará garantizada. El atractivo de Kastelorizo está en sus paisajes naturales, en el verde de su entorno, y, sobre todo, en el azul limpio del Mar Egeo.

Pero más allá de esta faceta natural tan encantadora, esta isla también tuvo su pasado, y trágico: durante la Segunda Guerra Mundial, una bomba cayó en pleno poblado del lugar, y destruyó muchas de las casas. Hoy en día, este episodio es contado en algunos de los tours que se organizan por la isla, ya que forma parte de su historia más reciente.

Pero más allá de ello, Kastelorizo es bella, y cuenta con varios rincones por descubrir: por caso, en el sur está la Cueva Azul, a la que se debe ingresar en bote pequeño, ya que es muy baja, y que te obsequiará de las vistas más hermosas, tanto el agua como las paredes formadas en la roca aquí son increíbles. Incluso se puede hacer buceo en su interior, lo que es muy recomendado por los locales, ya que los fondos están repletos de vida, con peces exóticos y vistosos.

También hay bonitas y vírgenes playas por disfrutar, tranquilas y donde estar en contacto con la naturaleza, mientras el sol entibia la piel. Este destino ofrece sosiego y naturaleza, y no mucho más, por lo que si lo que buscas es actividad o deportes de aventura, entonces ve mirando para otro lado.

El asentamiento de su puerto es el único, y se dice que su fondeadero es el mejor puerto natural del Mediterráneo. El pueblo está formado por varias casas que se van expandiendo a lo largo de la costa. En la parte más alta, hay un castillo (que le dio nombre a la isla) y que está en ruinas, pero que constituye una imagen bastante vista de la isla.

En el interior del pueblo, se podrán visitar las iglesias de San Nicolás y San Demetrio, así como la de los Santos Constantino y Elena, y una mezquita. También se podrá ir encontrando otros edificios, con su arquitectura propia, tanques y muros que exudan historia y encanto.

Foto: Tatsushi

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2018, Blogestudio está gestionado con WordPress