Europa, General, Relatos, Rutas, Viajes

Ruta. De Madrid a Roncesvalles.

María Clara Fuerte
07:00h Lunes, 21 de abril de 2008
0

Roncesvalles hacia FranciaSalimos de Madrid tempranito para poder disfrutar de las dos ciudades que nos habíamos propuesto ojear antes de dormir: Burgos y Pamplona.
De la primera nos sorprendió agradablemente lo “nuevecita” que habían dejado la catedral, supongo que a raiz de que fuera nombrada Patrimonio de la Humanidad. No me alargo contando detalles, pues se pueden leer en “Burgos, apoteosis del gótico europeo” .

Comimos lo que nos trajimos de casa sin perder mucho tiempo, perdiéndonos las especialidades de la zona, que ya iremos otra vez a conocer con calma y tranquilidad. Entonces no podíamos pensar a una sobremesa (maravillosa costumbre española) para digerir la comilona que habríamos hecho seguramente si entrábamos en un restaurante. El tiempo de reposo necesario después de comer en verano lo pasamos en el coche.

Llegamos a Pamplona por la tarde, dejamos las maletas en el hotel y nos fuimos a dar una vuelta por el centro. Nos encantó el ambiente. Nos pareció que la ciudad ofrecía distracción para cada segmento de edad. Una de las calles principales rebosaba de terrazas con mesas donde se acomodaba la tercera edad bien vestida. Las terracitas tenían una pinta estupenda y el paseo peatonal invitaba a quedarse allí, pero no nos sentimos identificados con los ocupantes de las sillas y seguimos brujuleando para individuar un sitio para cenar. Encontramos una callecita llena de bares y de gente joven de pie en la acera. Cada local tenía expuestas sus especialidades en pulgas (bocadillos en miniatura o rebanaditas de pan). Sabores nuevos, algunos agridulces, originales, combinaciones jamás probadas antes, como la pulga de mermelada de tomate y jamón de pato, por ejemplo.

Tendría que haber sido un aperitivo, pero nos encanta picotear y no nos cansábamos de probar nuevas cosillas. Observamos que los lugareños no pedían cerveza o caña, como en Madrid, sino que decían otra palabra. Nos informamos y continuamos la tarde-noche cambiando de local y de sabor cada vez con la constante de la xxxxxxxx. No me acuerdo como se llama. Pamplonicas del web, ayudadme ¿cómo llamais a la media cerveza que tan bien acompaña la pulga?
Nos dimos cuenta también de que mucha gente llevaba un pañuelo en el cuello y cuando preguntamos al negrito que intentó vendernos uno para cada niño, nos dijo que era la fiesta grande o algo por el estilo. Era a finales de agosto.

La ciudad rebosaba de actividades y alegría. Fue una agradable despedida al modo de vivir español. Nos apetecía seguir la corriente de las gentes que se dirigían todas hacia el mismo sitio, donde debía haber un concierto o algo por el estilo, pero los niños estaban cansados y optamos por irnos a dormir para aprovechar el día siguiente atravesando los Pirineos y pudiéndonos parar cada vez que la vista nos pidiera unos minutos de observación.
Este año habíamos decidido atravesar la frontera francesa pasando por Roncesvalles y la verdad es que fue un acierto: el trayecto de verdad vale la pena.

Las diferentes tonalidades de verde lo hacen relajante.Roncesvalles nubes misteriosas
Las nubes que van y vienen, que invaden el paisaje como si fueran niebla o la niebla que vez en cuando se convierte en nube dan un sentido de irrealidad, de que algo sobrenatural de un momento a otro, sólo un instante, ha de aparecer en el horizonte.


Adios España de mi alma.

Me olvidé hablar de Roncesvalles. El acceso a OrreagaRoncesvalles desde Pamplona atravesando el valle de Esteribar puede hacerse directamente por la N-135 dirección a Francia por Zubiri. Si no se quiere pasar por el puerto de Erro, una ruta alternativa es la NA-150 hacia Aoiz y continuar luego por la NA-172 que coincide con la Orreaga-Roncesvalles.
Mapas
Roncesvalles u Orreaga en vascuence, municipio de la Comunidad Foral de Navarra, está a sólo 47 km de la capital provincial Pamplona.
El puerto de Roncesvalles corresponde a la vía de paso natural que se utilizó desde la prehistoria para acceder a la península ibérica. El punto de mayor altitud del municipio es la cima del monte Ortzanzurieta con 1.564 m.

Roncesvalles (ver fotos paisaje) sigue siendo un enclave importante para los peregrinos del Camino de Santiago. Por Ibañeta y Roncesvalles entra el llamado Camino Francés, el mismo que recorrió Aymeric Picaud en el siglo XII. El pueblo cuenta con casas e instituciones religiosas y de atención a los peregrinos jacobeos.

Roncesvalles fue siempre vía de paso obligatoria para entrar en la Península Ibérica. Roncesvalles vió pasar a los celtas, a los bárbaros (409), a los godos que se establecieron en la cuenca del Duero, y naturalmente Roncesvalles nubes 300pxal rey Carlomagno camino de la ciudad de Zaragoza con el mayor ejército que jamás había tenido ocasión de observar. Estamos en el siglo VIII. Carlomagno decidió, después de la derrota en Zaragoza y camino de su reino, reducir a ruinas la capital de los vascones, Pamplona. Fue al regreso, en los Pirineos, entre el collado de Ibañeta y la hondonada de Valcarlos, donde sufrió una emboscada por parte de nativos vascones, a los que les resultó fácil provocar el desorden general simplemente lanzando rocas y dardos. La Chanson de Roland, escrita en algún lugar de Francia hacia finales del siglo XI, concibió el desastre en el llano, entre Roncesvalles y la villa de Burguete, y los atacantes ya no eran vascones, sino sarracenos.

El edificio más antiguo de Roncesvalles es la Capilla de Sancti Spiritus, conocida también como Silo de Carlomagno, pues se cree que su origen proviene del enterramiento de los soldados francos caídos en el 778, lo que no sería de extrañar. Es del siglo XII. Hay que considerarlo un templo funerario, pero no fue siempre un cementerio en el medievo, aunque allí acababan los huesos de los peregrinos muertos en el hospital.

El antiguo Hospital fue fundado por el obispo de Pamplona Sancho Larrosa, con la colaboración de Alfonso I el Batallador y algunos nobles. Tuvo la protección de los papas desde el principio y desde su fundación fue regido por un Cabildo de canónigos regulares de San Agustín. En 1984 pasó a depender del arzobispado de Pamplona. El Prior sigue ostentando el título medieval de Gran Abad de Colonia. El cargo de «hospitalero» lo lleva un canónigo. En el siglo XVII se repartían 25.000 raciones anuales entre los peregrinos.

El hospital actual es un diseño del arquitecto José Poudez (1792) y se levantó entre 1802 y 1807 con los criterios de la arquitectura neoclásica. Está formado por un gran bloque horizontal con tres plantas hacia el patio y cuatro hacia el este, con ventanales cuadrangulares y un portal con arco de medio punto enmarcado por pilastras, friso y frontón triangular.
Roncesvalles capilla de Santiago o de los peregrinosLa Iglesia de Santiago o de los Peregrinos es una pequeña iglesia gótica del siglo XIII, situada junto al «Silo de Carlomagno». Sencilla su fábrica de planta rectangular con dos tramos que incluyen la cabecera recta y bóveda de crucería simple. Columnas de fuste cilíndrico soportan la cubierta. En su interior, una figura del Apóstol Santiago. Muros exteriores de sillar irregular, sin contrafuertes, con una portada de arco apuntado y Crismón.

En contraste, la fábrica más lujosa de Roncesvalles es la iglesia colegiata de Santa María, que representa el mejor ejemplo navarro del gótico, no sólo francés, sino del más puro de l’Île de France. Preciosa la imagen de la Virgen del siglo XIV. El templo actual se construyó gracias a Sancho VII “el Fuerte” (1194-1234) La iglesia se construiría más tarde, a principios del siglo XIII.

La Colegiata se incendió en 1445, 1468 y 1626. A comienzos del siglo XVII fue reconstruida. Se enmascaró el interior gótico con formas barrocas, menos en el presbiterio y el tramo de nave que le precede, donde sobrevivieron los elementos góticos.
Merece la pena visitar también la Capilla de San Agustín también conocida como Torre de San Agustín, Capilla Real, y Sala Capitular.
Para terminar les mostramos un sugestivo párrafo encontrado en la enciclopedia on-line hablando de la casona de piedra albergue de peregrinos Itzandeguía:
“Más o menos a un centenar de metros del Sancti Spiritus, a orillas de un débil declive de verdes pastizales, se encuentra una construcción envuelta en misterio. Doménico Laffi había asegurado que la capilla funeraria era cercana al hospital de los peregrinos. La creía a occidente, lo que la hace coincidir con la localización de Itzandegía. “Es un gran y bello hospital en el que los peregrinos pueden permanecer tres días. Pueden comer y dormir, y los tratan muy bien.””

(Fotos del artículo: María Clara Fuerte)

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress