Europa, General, Relatos
Gastronomía de España

Programa de cocina y viajes en Asturias

Capítulo dos de un debut televisivo
Juan Luis Pérez
08:00h Viernes, 29 de mayo de 2009
0

Recuerdo que la vez pasada, empecé a contarles la crónica de mi debut como conductora de televisión, al frente de mi propio programa de viajes y cocina.

Cabrales, el queso azul asturiano

Cabrales, el queso azul asturiano

Ahora bien, estábamos camarógrafo, asistente de producción, dueño del local, cheff y yo tomando una sidra – aunque, en realidad, el cocinero había empezado a preparar la fabada- mientras planificábamos y evaluábamos diversas ofertas vuelos para visitar nuestro próximo destino gastronómico.

Estaba algo nerviosa, sin embargo, existió un momento preciso, dentro de esa jornada, que cambió el flujo de mi estado.

Mi primera pregunta estuvo destinada hacia el dueño de ese antiguo comedor asturiano, y tenía el objetivo de desandar el camino que debió recorrer la gastronomía, para perfilarse como una cocina tradicional.


Ese hombre, de aproximadamente setenta años, que, día a día, sabía ponerse a elaborar esa sidra exquisita, empezó a contar la historia de su tierra, en un relato emocionante, sesgado por los ruidos y los olores de la cocina.

Panes rellenos con tocino

Panes rellenos con tocino

Tan atractivo era ese cuento que, hasta el cocinero bajó el fuego de su olla, para poder participar de aquella narración. Creo que todos nos olvidamos que estábamos haciendo un producto para televisión, y nos largamos a disfrutar.

En ese relato, él supo cruzar aspectos generales de la historia del Principado, con detalles pequeños de su vida como asturiano. Entre otras cosas nos contó que las recetas fueron transmitiéndose, de generación en generación, de una boca hacia la otra, de un cuaderno ya amarillento a otro recién comprado.

No se ha conocido, profundamente, el detalle de aquello que comían los primeros asturianos, pero siempre se creyó en la teoría de que, el Mar Cantábrico – con sus peces y mariscos- y la Cordillera Cantábrica – con sus productos ganaderos de características autóctonas- ,fueron (son) los dos puntales de su alimentación.

Confieso que, al culminar ese relato, me sentí un poco descolocada en mi rol de conductora y productora – como no sabiendo con que continuar- y fue el cocinero quien me regaló una idea bien bonita.

Me ofreció que charláramos, mientras él preparaba una boroña. Siempre preferí las entrevistas en donde haya una acción de por medio, entonces compré la idea de inmediato.

Una bogoña es una hogaza de pan duro, hecha a base de harina de maiz, rellena de trozos de tocino. El tocino, como el jamón, el chorizo, y el huevo duro es un ingrediente muy común en los platos asturianos.

Con el cocinero hablamos de su infancia en Asturias, del horno de barro de su abuela, y de todos aquellos detalles, que lo llevaron a perfilar una vida en relación con la gastronomía.

Cuando dimos por terminada la grabación, me sentí satisfecha con el material obtenido, tanto que, les propuse a mis compañeros, que permanezcamos allí para degustar un tradicional pote asturiano.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress