Europa, General, Rutas

Peñíscola, península amurallada

María Clara Fuerte
07:00h Jueves, 24 de abril de 2008
0

Peniscola Castillo templario sede pontificia Papa Luna Benedicto XIIIEn lo más alto de la peña el castillo del Orden del Temple domina km y km de aguas serenas que han sentido el paso de fenicios, griegos, cartagineses, romanos, bizantinos y árabes . El agua salada como defensa natural y la dulce en las entrañas de la tierra como recurso de vida también en caso de asedio, han hecho siempre del peñón un lugar muy deseado. Los templarios le dieron su definitiva inexpugnabilidad, construyendo entre 1294 y 1307 el actual castillo en el mismo lugar donde habían encontrado la alcazaba árabe. Dejaron en la zona otros castillos, como el de Xivert y el de Pulpis, en la hoy superficie protegida de la Sierra de Irta . Torres de origen musulmán (Ebrí y Badum, aún visibles, entre otras) completaban la protección del área selvaje bajo su poder de las incursiones marítimas.
Mar, playa, historia (Peñíscola fue sede pontificia), Peniscola Sierra de Irtamontaña, todo es posible en un peculiar rectángulo de 12 km de largo de costa que varia de la cala incontaminada al acantilado abrupto que se asoma directamente al agua.
En el territorio del parque natural de la Sierra de Irta se encuentran dos pequeñas playas de arena con dunas y diversas calas de agua transparente. La combinación montaña-mar es, como se puede imaginar, enormemente sugestiva, especialmente desde los puntos más altos, desde donde se avista un paisaje azul que se pierde en el horizonte. Es posible hacer senderismo o trekking, submarinismo, rutas en bicicleta o a caballo, escaladas. La totalidad del parque (no sólo lo que corresponde a las cercanías de la península), comprende 2.448 hectáreas marinas y bien 7.744 hectáreas terrestres en las que es posible sea disfrutar de todas las ventajas de la actividad al aire libre, sea observar construcciones llenas de historia como los restos de un poblado ibero del siglo VII, las torres de vigía árabes o los castillos templarios. Para quien practica por primera vez el senderismo, es aconsejable ir equipado de forma simple pero segura: calzado cómodo pero resistente, mochila, sombrero o gorra, agua, gafas, bastón y crema para el sol con la debida protección, también si está nublado.

El servicio de información y turismo del peñón es excelente y sabrá dar los mejores consejos una vez en zona. En su sitio, por ejemplo, sugiere dos recorridos de Peñíscola: uno histórico artístico que comprende la portela, el Portal Fosc, la iglesia parroquial, la calle Mayor, el museo del mar, el bufadó (de bufido, provocado por la violencia del choque de las olas contra las rocas y por su retirada hacia el mar), el portal de San Pedro, la fuente de Dentro y otro monumental (ver mapa del casco antiguo ) que consta de la visita a Font de la Pexina, puerta de Santa María o de les Caseres, plaza de Santa María, Ermitorio de la Virgen de la Erminata, iglesia parroquial, parque de Artillería.



Parte de la muralla de la península está datada entre los siglos XIV y XV. Hasta el siglo XVI no se iniciaría la fortificación renacentista (el punto de unión de las murallas medievales y renacentistas coincide con los hoy jardines y una vez parque de la Artillería) y Juan de Herrera no Peniscola playa ciudadconstruiría el Portal Fosc (entrada principal) en el mismo estilo hasta el siglo XVIII.

Durante el Cisma de Occidente (paradoja histórica por la cual el mundo católico se encontró en un determinado momento con la coexistencia de hasta tres papas contemporáneamente(ver la enciclopedia católica para una información más completa), entre los siglos XIV y XV, Peñíscola, improvisamente, viene convertida nada más y nada menos que en sede pontificia. Pedro Martínez de Luna sustituyó a Clemente VII como Papa de Aviñón llamándose Benedicto XIII , al mismo tiempo que en Roma se asentó otro Papa. Había quien obedecía a Roma y quien era fiel a Aviñón. Delante de la negación del rey de Francia a elegir entre uno u otro, Benedicto se ausentó de su sede papal para intentar convocar un concilio en Perpiñán. Mientras tanto se había inaugurado el Concilio de Pisa, con la misma voluntad de acabar con el dualismo. En esta sede fue elegido Alejandro V, que ocupó fisicamente Aviñón. Benedicto residió un periodo en Perpiñán y luego se autoexilió en Peñíscola el 21 de Julio de 1411. Transformó el castillo de la Orden del Temple en palacio pontificio para él y para su sucesor Clemente VIII, segundo Papa de Peñíscola, quien en 1429, renunció al cargo, decisión fundamental para establecer el final del Cisma. El Cisma de Occidente terminó con la proclamación de Odo Colonna como único Papa, con sede en Roma.

Hoy Peñíscola es un lugar rico de actividades culturales (curiosamente como Aviñón).
En el Palacio de Congresos se celebra todos los años entre mayo y junio el Festival Internacional de Cine Cómico, con la presencia de numerosos actores y la entrada libre.

En el Patio de Armas del Castillo del Papa Luna, en los meses de julio y agosto, tiene lugar el Festival de Teatro Clásico Castillo de Peñíscola.
En julio
y con diversas actuaciones al aire libre, el Festival Internacional de Jazz.
A finales del mismo mes
, en el Parque de Artillería, el Festival de Bandas de Música.
El Castillo de Peñíscola en agosto es testigo del Festival Internacional de Música Antigua y Barroca.

A mediados de septiembre inicia un ciclo de conciertos de música clásica.
Siempre en septiembre
se organizan las curiosas Jornadas de Chanclas y Tapas, cuyo objetivo es promocionar un cierto tipo de gastronomía de la zona. La ruta se compone de los bares que adhieren a la iniciativa ofreciendo a cada participante, por un precio establecido para la ocasión, una tapa (de los dos tipos diversos de las normales que han preparado para el evento) con un refresco, cerveza o vino. El cupón que le ha sido entregado al participante al inicio del concurso se va sellando en cada bar que visitan y cuando está completo pueden ir a la oficina de turismo a retirar unas chanclas gratuitamente. El jurado popular decide quien se lleva el premio a la mejor tapa y a la mejor presentación.

Para más información

Dónde comer
Dónde dormir
Cómo llegar
Peñíscola se encuentra en la Provincia de Castellón, dentro de la comunidad valenciana, en el levante español, a 150 km del Aeropuerto de Manises (Valencia).
Es posible alcanzarla a través de la autopista AP7 Salida 43 o de la N-340.
La estación de tren está situada a 7 km de la ciudadela y se llama Benicarló- Peñíscola.
La línea de autobuses Hife llega desde Cataluña, Pais Vasco, Aragón, Castellón y Valencia, la Autores desde Madrid y la local desde Castellón, Estación de Renfe, Benicarló, Hospital Comarcal y Vinares.
Se pueden localizar taxis en el número de teléfono 964 460506.
El aeropuerto de Reus está a 100 km.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress