Destacados, General, Relatos, Sudamérica, Viajes
América Latina

Cambiando la rutina por un viaje a Kerepakupai-merú

Las cataratas del Niágara en todo su esplendor
Juan Luis Pérez
12:00h Viernes, 27 de noviembre de 2009
0

Desde hace unos años, hemos decidido cambiar el rumbo de nuestras vidas y de los vuelos baratos que contratamos cada vacación familiar.

Vista del Salto del Angel

Vista del Salto del Angel

Pasamos gran parte de nuestra vida atados a todo tipo de obligaciones, como el trabajo, la familia y los hijos. Ahora, ya estamos grandes, aunque tengamos un espíritu joven, y no trabajamos más. Los hijos crecieron y han volado del nido, por lo cuál nos hemos quedado solos.

Pero todavía no nos sentimos viejos, para quedarnos encerrados en nuestra casa. Así que una mañana nos levantamos de la cama con la idea fija de que teníamos que cambia nuestra forma de vida. El tema se situaba en que era lo que podíamos hacer para darle sabor a nuestra cotidianidad.

Lo primero que se nos vino a la mente era hacer un viaje, algún lugar lejano, pero, la pregunta era a cuál, ahí fue cuando empezamos a buscar información en algunos buscadores en la web de sitios para conocer que se adapten a lo que nosotros pretendíamos.


Hasta que hallamos uno que nos intereso bastante, era en Venezuela, dentro de un Parque Nacional que tenia bellos paisajes y se destacaba una cascada, llamada el Salto del Angel y que era conocida por ser el salto más grande del mundo.

algunos de los Saltos del Angel

Algunos de los Saltos del Angel

Una vez decididos a ir hasta allí, reservamos pasajes en una pagina que ofrecían vuelos baratos con alojamientos.

Apenas llegamos, cansados y arrastrando las valijas nos dirigimos a tomar un taxi que nos llevara hasta el hotel, para hospedarnos, descansar un poco y armar el circuito de excursiones que realizaríamos al día siguiente.

Como nos faltaban algunos datos visitamos la secretaria de turismo que nos brindo una excelente y detallada información de los circuitos y lugares que no debíamos perdernos de conocer.

Así fue que al otro día de haber llegado, alquilamos un automóvil y nos pusimos en marcha con destino al estado de Bolívar, hacia el Parque Nacional Canaima, que por lo que supimos esta considerada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Este parque es el más grande del mundo, tiene unos 30.000 kilómetros de extensión de variada y valiosa vegetación que parece que resguardara un tesoro. Desde, aquí nos ofrecieron dos opciones para conocer este lugar una era teniendo una vista desde el aire a través de una avioneta que recorría todo el lugar.

La otra, que fue la que tomamos, era caminando por esta densa vegetación, que nos llevo varias horas, inclusive pudimos acampar, algo que se los recomiendo ampliamente, ya que la experiencia de pasar la noche aquí es inolvidable, dormir bajo un cielo con un sin fin de estrellas, y escuchar de fondo la música de las aguas caer es algo único.

Por la mañana, seguimos camino hasta llegar a la Catarata del Salto del Angel, este salto de 979 metros de alto y unos 807 de largo, que parece que el agua rugiera en la caída. La vista aquí es grandiosa e inexplicable.

Ver ese enorme tepuye, que es una montaña plana con paredes verticales, donde se deslizan las aguas del río Churún que saltan hacia al aire en un entorno de una verdosa vegetación.

Las fotografías que nos llevamos de aquí no son solamente las que podré revelar para mostrárselas a la familia y amigos. Sino, que las más importantes son las que quedaron impregnadas en nuestras retinas junto con las sensaciones y sentimientos que nos ha despertado este maravilloso viaje.

Fotografías: Viajes a sudamerica

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress