General

Bibliotecas únicas para visitar

Donde la historia y las letras se unen
Carla de Oyarbide
10:15h Lunes, 10 de marzo de 2014
0

El arte de escribir, los libros y las bibliotecas despiertan el interés de muchos, y desde hace siglos. Si en un principio, la lectura era privilegio de reyes y monjes, con el tiempo se fue popularizando y siendo accesible para la gran mayoría. Pero al día de hoy todavía existen en ciertas partes del mundo bibliotecas con siglos de historia que conservan su encanto original, y abren las puertas a un pasado distinto, en el que los libros eran símbolo de poder y riqueza.

La propuesta en este post de Eviajado es conocer algunas de estas bibliotecas antiguas que son verdaderos tesoros culturales del mundo, herencia y legado, patrimonios de la humanidad. Una de ellas es la que se encuentra en el Templo de Haesina, en el Monte Gaya, en Corea del Sur: original del siglo XV, se trata de la Tripitaka Coreana, la colección más grande y completa de textos budistas del globo, con un plus de 80.000 bloques de madera que se utilizaban para imprimir los libros, antes de la invención de la prensa para imprimir. Vale mencionar que si bien este lugar no está abierto para visita del público, sí se puede visitar el templo y el complejo.

En Venecia, Italia, la Biblioteca Marciana fue construida en 1564 y constituye una de las bibliotecas en pie más antiguas del país. Fue diseñada por el arquitecto renacentista Jacopo Sansovino, y demandó unos 50 años para su construcción. Sansovino y Titian escogieron siete artistas del Renacimiento, entre los que se contó Veronese, para decorar la biblioteca con sus pinturas. Si quieres visitar esta biblioteca magistral, se recomienda llamar previamente para coordinar un tour guiado en español.

También en Italia, pero en Roma, se puede encontrar la Biblioteca Angélica, una de las primeras en Europa en estar abierta al público. Fue construida por los monjes agustinos en 1609, y alberga casi 200.000 libros, entre los que se cuentan títulos únicos del renacimiento italiano, con los escritos de San Agustín como una de sus joyas. El salón principal de lectura de esta gran e histórica biblioteca romana tiene en sus estanterías algunos libros únicos, forrados en cuero, y fue renovado en el año 1765.

Un consejo: tras la visita a la Biblioteca Angélica acércate a la calle Via Della Scrofa, y disfruta en el Antico Forno della Stelleta, una de las mejores galletas de pistacho de toda la capital italiana.

Foto: solskinn

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress