Europa, General, Relatos
España

Benidorm, testigo de un primer amor

Cómo perder la soltería en un día especial
Juan Luis Pérez
18:00h Jueves, 26 de marzo de 2009
1

Anuncios promocionales invadiendo las pantallas y las calles. Regalos a colación en vidrieras por doquier, gente que se besa más, parejas que programan sus salidas y amigos que te dejan en banda.

Playa del Levante, Benidorm

Playa del Levante, Benidorm

El día de los enamorados era el peor día para mí. Toda la semana padeciendo la publicidad y el cariño exagerado y, ese día, me quedaba más sólo que un perro. Si salía, me deprimía con todos los enamorados a mi alrededor, y si me quedaba, también.

Hasta que un día decidí convertir esa fecha tristísima, en una jornada de fiesta, y me fui a un hotel en Benidorm a pasar el día de los NO enamorados.



Perfecto para mí, yo no estaba, ni había estado nunca enamorado. Tampoco quería estarlo, disfrutaba a pleno de mi soltería, de los no compromisos, y de transitar la vida de una manera más libre.

Vista aérea de Benidorm

Vista aérea de Benidorm

Y hacia allá partí. Todos se rieron de mi decisión – aunque yo creo que, en el fondo, deseaban dejar a sus novias y venirse conmigo a Alicante- y yo no les “dí vela en mi entierro”.

Benidorm se ubica en el norte de la costa de Alicante; no conocía y, al llegar, me enamoré. Aunque, como nunca había transitado ese sentimiento, no sabía sí era realmente así. El mediterráneo es singular, espejado, azul, verde. Estaba maravillado y feliz con mi decisión.

A simple vista, no había tantos enamorados, tal vez era un sitio sólo para solteros.

Me alojé en el Hotel Magic Costa Blanca, ahí se haría la fiesta, y yo ya tenía mi tarjeta.

Algo desubicado me sentí al llegar, pues los chicos y chicas, que ya estaban hospedados, eran solteros pero habían ido en grupo. Yo, en cambio, estaba solo.

Con la excusa de preguntar si “en este sitio se realizaría la gran fiesta para no enamorados”, me acerqué a un grupo de ocho muchachos. Me contestaron rápidamente y, al darse cuenta que estaba solo, me integraron naturalmente.

Cuando cayó la noche, cenamos, vimos un espectáculo y llegó la hora del juego. Yo fui uno de los elegidos para participar del Magic Excalibur, junto a una chica.

Nos miramos y algo flotó en el aire. Ella era miedosa y, en medio de la prueba, me tomó de la mano. Yo me dejé.

Bajamos, fuimos aplaudidos y cada uno volvió a su mesa. Luego nos invitaron a pasar al Foso del Terror y luego a la discoteca.

La busqué y ella me buscó a mí. Nos encontramos en un punto medio y nos besamos. Solteros y solteras bailaban alrededor. Ese fue nuestro primer día de los enamorados juntos.

Comentarios (1)

  • MuchoSol
    14:39 24 24Europe/Madrid abril 24Europe/Madrid 2009

    impresionante historía, enhorabuena x vuestro encuentro y sed felices…

     

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress