General, Relatos

¿Cómo se supervisan las categorizaciones de los Hoteles?

Redacción
22:49h Lunes, 01 de octubre de 2007
1

room.jpg
Como particular cuando se planean vacaciones y se interesa por determinada categoría de hotel, se comienza viendo un folleto, consultando internet, o directamente acudiendo a una agencia de turismo. Luego de una búsqueda, se compra el «paquete».

En general, después de viajar, cansados y con ganas de ponernos cómodos, al llegar a nuestro destino sentimos que realmente la información brindada no tiene nada que ver con la realidad, y se piensa «me han engañado, no es un «cuatro estrellas, ¿quién le puso las estrellas?, cómo logró esta dudosa clasificación?». A estas alturas, uno toma la opción que más prontamente le da descanso a su cuerpo.

Pero todos llevamos incorporado un concepto subjetivo de dicha clasificación. Dependiendo de lo que para cada persona sea importante, se valora; y en este caso, se elige lo que hoy conocemos como hoteles de 4 estrellas. Más allá de lo que diga una ordenanza municipal o ley provincial, el turista común tiene noción de lo que debe esperar en cada caso, como condiciones generales de infraestructura y servicios.

En mi caso particular, al contratar el pasado fin de semana de setiembre tres días en el Hotel San Remo de Mar del Plata, lamentablemente debo decir que me encontré en la anterior disyuntiva, al observar diversas falencias de infraestructura que revelan falta de inversión en el tiempo, falta de personal para el servicio a la habitación de mucamas y bar las veinticuatro horas,
según correspondería.

Amén de la dudosa atención del informal encargado vespertino, lo que se observaba no sólo en su imagen en Jean y campera
deportiva; con los conserjes de ese turno mirando televisión sentados en el bar del hotel, y específicamente por la alevosa reunión de amigos de esta persona, como sus invitados en su lugar de trabajo durante la noche del domingo 23 de septiembre.
La Habitación 310 asignada, doble estándar, adolece de un precario mobiliario. La temperatura es agobiantemente calurosa aún apagando su caldera individual, y abriendo y el pequeño ventiluz que tiene por ventana, y la semeja más a una celda que a la unidad habitacional que debería ser.

El Hotel carece de aire acondicionado individual en la habitación, sólo tiene un ventilador de paleta, que apenas mueve el aire.
El baño no corresponde a las medidas mínimas que están detalladas en el decreto 659 del 2007, de la provincia de Buenos Aires, donde el Gobernador Solá revee las normativa edilicia de la categorización de hoteles, así como tampoco pudimos contar con los objetos de tocador mínimos que corresponden

En el pasillo que llevaba a la habitación mencionado jamás funcionaron las luces, por lo que debíamos ir a tientas cuando entrábamos y salíamos de ella. En lo que refiere al spa, las condiciones de pintura y desgaste de las instalaciones de masaje y pileta climatizada desgraciadamente coincidían con las falencias generales ya detallas, hecha la salvedad de la buena disposición
humana de los empleados del sector.

Para terminar, este reclamo, y no porque sea menor el inconveniente, me encontré con que el vehículo Ford Focus Gris, patente EUM 799 en el que me trasladaba, y que recientemente había salido del chapista y del service oficial impecable, había sido abollado en la base del paragolpe, lo que tiendo a suponer que como solo lo observé la mañana en que me retiraba, sucedió
cuando alguno de los jóvenes de conserjería lo acercó al hotel desde el estacionamiento.

Debo agregar que el estacionamiento se cobró aparte porque «en la cochera delhotel no había lugar», y por lo tanto se alquilaba un estacionamiento de terceros, pero los tres días que estuve el vehículo me lo traían de la entrada subterránea del hotel.
No se me entregó factura por los días de alojamiento, ni por los consumos realizados.

Es una pena que esta ciudad se vea disminuida con este pobre servicio, con el magnífico potencial que tiene dentro del mercado turístico, y más aún con la alta competitividad que debiera generar la gran variedad de servicios hoteleros con los que cuenta, y que deberían fomentar la excelencia.

Quien visita un hotel, no tiene en cuenta las ordenanzas, ni decretos o leyes, lo que no desmerece que debe recibir una adecuada atención. Si puede hacer una categorización subjetiva; fruto de la experiencia y la comparación que, inconscientemente va realizando de todos los atributos relevantes que se tienen para definir dicha categoría. Luego, de contrastar estas expectativas ideales (conocimiento previo) con aquellas que realmente recibe como cliente, será mayor o menor el grado de satisfacción.

Y peor aún, si dicha categorización se encuentra por debajo de la formal (por la cual paga), no solo quedará poco satisfecho sino que además puede sentirse estafado. Por ejemplo, en el caso de este hotel donde su servicio es ofrecido como un 4 estrellas y la categorización subjetiva se aproxima a un 3 con suerte, obviamente dichos clientes tendrán un alto nivel de insatisfacción.

A continuación adjunto algunos de los ítems del Decreto 659, mencionado en los que considero que este establecimiento está en falta; y el link que da acceso al documento completo, para aquellos consumidores que como yo, tienen derecho a contar con adecuados servicios que den calidad a su tiempo libre, porque después de todo, ¿de qué otra cosa se trata la vida?

Comentarios (1)

  • Manuel Correa
    10:15 4 04Europe/Madrid octubre 04Europe/Madrid 2008

    Es obligatorio poner la categoria o las estrellas en una factura de Hotel.
    Gracias anticipadas.
    Saludos

     

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress