Europa

Pueblos medievales para visitar sin prisa en España

Lugares con encanto y sabor a Edad Media en el país
Carla de Oyarbide
10:00h Viernes, 26 de diciembre de 2014
0

España es uno de los países más bonitos para recorrer y buscar pueblos medievales, rincones con encanto que parecen traídos de siglos atrás, lugares donde poder pasear, observarse y dejarse llevar por su ambiente tan propio y lleno de pasado. En esta ocasión, te proponemos hacer un recorrido por algunos de estos pueblos.

Albarracín es uno de los primeros pueblos medievales que vienen a la mente: en lo más bello de Teruel, se alza este enclave amurallado que no solo tiene para ofrecer su bonito casco histórico, sino también la belleza de su entorno. El pueblo se erige sobre un peñón y está rodeado por las aguas del Guadalaviar. Esta localización lo convirtió, precisamente, en un bastión defensivo por el que pasaron tanto cristianos como musulmanes.

Además de recorrer sus murallas, habrá que internarse por sus calles angostas y empinadas, contemplar sus construcciones más antiguas, con balcones de madera y observar sus monumentos más emblemáticos. No es por nada que en la década del 60 Albarracín fuese declarado Monumento Nacional.

En Gerona, Besalú se presenta como un destino relativamente cerca de Barcelona que encantará: muchas veces visitado por los catalanes para escapada de fin de semana, esta villa medieval invita a recorrer y descansar. Tiene la particularidad de ser una de las mejor conservadas están en toda Cataluña.

El principal atractivo de Besalú es su puente románico del siglo XII que constituye su postal más emblemática y te hará sentir por un momento que estás realmente en la Edad Media. Otros lugares de interés patrimonial son la residencia de los Cornellà, el edificio de la Curia Real y los baños medievales de la judería.

Otro rincón español de gran encanto medieval es Hervás, en Cáceres: destaca por el buen estado de conservación del pueblo, de su centro histórico y de su judería en particular. Algunos de los imprescindibles en esta villa de unos 4.000 habitantes son su iglesia renacentista de Santa María de Aguas y el palacio de los Dávila, de impecable estilo barroco.

En Málaga, no se puede soslayar Ronda: el solo hecho de visitar y observar desde lejos su puente habrá valido la pena el viaje. Este puente une ambos lados del casco antiguo y se erige a más de 150 metros de un desfiladero que el río Tajo ha labrado con el paso del tiempo. Es más que un pueblo, es una pequeña ciudad que tiene en su casco antiguo uno de sus mayores atractivos, declarado Bien de Interés Nacional, así como en sus murallas y puertas de acceso a la ciudad un verdadero placer para los amantes de lo medieval.

Finalmente, y una alternativa para visitar cerca de Madrid, es Bruitrago de Lozoya: a solo una hora de la capital española se encuentra este verdadero tesoro medieval, que se alza sobre un promontorio y está circundado por el río Lozoya. Además de su encanto medieval que tiene en su muralla y castillo sus imprescindibles, esta localidad tiene para ofrecer otra sorpresa cultural: un Museo Picasso, con obras auténticas del artista.

Foto: Valderrama

 

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress