Europa

Oporto. Portugal

Redacción
07:00h Lunes, 24 de marzo de 2008
1

Autor: javier adan

El nombre de Porto o Oporto deriva del Latin Portus y se le pusieron los Romanos que ya en esa época lo utilizaban como un magnífico puerto natural.

clerigos.jpgOporto está situado en la desembocadura del río Duero, al norte de Portugal. La ciudad se divide en la zona antigua y la gran urbe moderna. En esta zona cercana al río donde se enclava el casco antiguo de la ciudad y por lo tanto la zona más pintoresca. Luego vais a ver una ciudad muy moderna y con una gran fuerza económica. Talvez sin demasiados monumentos artísticos, pero los que tienen bien valen pasar un fin de semana en esta ciudad.
En Oporto prepararos para hacer pierna, porque es una ciudad totalmente en cuesta.
Yo aconsejaría tomar el autobús turístico que os va a dar una vuelta a toda la ciudad. Podéis bajar y subir las veces que queráis durante 24 horas, pero así tendréis una idea de cómo es la ciudad y donde tenéis que ir. El precio creo rondaba los 12 euros por persona.

El casco antiguo, arranca en los embarcaderos del río y sube asta la ciudad moderna. Toda esta zona esta cuajada de callejuelas estrechas, algunas la verdad muy abandonadas, con fachadas y cristaleras que necesitan de una buena rehabilitación. Dado que fue nombrada Capital de la Cultura en el 2001 y ser considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la verdad llama la atención lo descuidado que se encuentra esta zona. Me recuerda mucho a Nápoles, con la ropa tendida de pared a pared, la gente sentada en la puerta y esa estrechez de las calles. Si que merece la pena la subida para apreciar las vistas que se observan desde algunas terrazas con mirador hasta el río. Si os queréis evitar la caminata, a la altura del puente de Eiffel hay un elevador que os dejará arriba de la ciudad.

El mosaico azul es lo más destacado de los monumentos de la ciudad, y los vais a encontrar en iglesias, edificios públicos y casa particulares.
Le da un toque romántico y colorista.

Algo que no debéis de dejar de hacer es un recorrido en barco. El trayecto de una hora de duración os costará alrededor de 10 euros. Y vale la pena. Vais a atravesar por debajo de los seis puentes, – Puente Pénsil, del que apenas quedan dos obeliscos, Puente de María Pia (obra de Eiffel), Puente de Luis I (obra de Teófilo Seyrig., discípulo de Eiffel, inaugurado en 1886, es sin duda el puente más bonito del recorrido), Puente de Arrábida (con un grandioso arco de hormigón armado, inaugurado en 1963)-, Puente de San Joao (que sustituyó al de María Pia, en 1991 y fue inaugurado el día de San Joao, una estructura ferroviaria sobre un pórtico, con tres vanos, apoyados en dos enormes pilares fundados en lo lecho del río, junto a cada una de las márgenes) y el Puente de Freixo . Eso sí llevar una chaquetilla por que en el río corre una brisa permanentemente. A lo largo del recorrido podéis contemplar las casas estrechas y alargadas, revestidas con azulejos de fuertes colores y los balcones con barandillas de hierro forjado, mirando al Duero. Se observan también vestigios de la antigua muralla que protegía la ciudad. Por el lado izquierdo podemos apreciar la orilla de Vilanova de Gaia la otra ciudad separada de Oporto solo por el río y donde se encuentran numerosas bodegas.
También se realizan cruceros de un día completo que realizan un viaje por el Duero hasta la frontera española.


Al otro lado del río se encuentran las famosas bodegas de vivho de Porto, una de las mas famosas son las de Sandeman. Esta otra orilla la recorrimos después y además de la visita a una de las bodegas, que iba incluida en el billete del barco, pudimos apreciar las réplicas de viejos barcos denominados «rabelos», algunas de las cuales sirven como reclamos publicitarios de las bodegas donde se elabora este famoso vino de Oporto, lo más bonito es sin duda el paseo desde esa orilla contemplando mejor el perfil de casco antiguo de la ciudad y la puesta de sol. Podéis tomaros un aperitivo en sus muchas terrazas o comer un bacalao que es el palto típico de Portugal.

Así que os aconsejo ir paseando desde el lado de Oporto a las bodegas, cruzando el rio por un viejo puente de metal con un trafico constante pero que hace que disfrutes aún mas del paseo…y acercarse para degustar un vino que os gustará mucho mas de lo que nunca has probado. La visita la realizan en castellano y luego podéis efectuar una degustación por unos 3 euros mas o menos.

Como dije antes, la zona antigua que da al río, es la mas antigua de Porto, y se conoce como El barrio de la Riveira cuya plaza es el punto de encuentro de la ciudad. Es una plaza de origen medieval, transformada en el siglo XVIII, los lados naciente, sur y poniente serían cerrados por una arcada. El plan fue interrumpido, restando de él apenas elementos en la fachada occidental. Existe una grandiosa fuente en el medio de la misma Entre la plaza y el puente existe una arquería, apoyada en parte de la muralla fernandina y articulada con el paso superior y el respectivo caserío. Aunque fue construido ya en el siglo XIX, se inspiró en los Adelphi, los desaparecidos almacenes de la zona portuaria de Londres, incluso en una esquina de la plaza hay una cabina telefónica réplica exacta de las londinenses. Tener en cuenta que el vino de Oporto lo empezaron a desarrollar los ingleses.

Al paso por el Muelle de la Ribeira, se pueden ver clavadas en las paredes de varios edificios, marcas de las diferentes riadas que a lo largo de los años han afectado esta zona de la ciudad.
Como dije antes. La ciudad en consonancia con su importancia no tiene una gran cantidad de monumentos destacados, pero os dejo una lista de los mas importantes.
La catedral, denominada Sé de Oporto, se encuentra en un alto y no es a la usanza española de las que conocemos es mas pequeña y sobria. Fue construida en el siglo XII en estilo románico, sufrió diversas alteraciones en la época del barroco. Destaca el claustro (que tiene en sus galerías un revestimiento de azulejos) y el rosetón góticos del siglo XIV, la capilla mayor del siglo XVIII y el portal rococó. Ver la catedral por supuesto es gratis, pero si queréis ver el claustro el precio de la entrada son 3 €.

Palacio episcopal. Junto a la catedral, su construcción se remonta al siglo XIII. Este palacio es el más grandioso de la ciudad.
La Iglesia de San Francisco, fue construida entre los siglos XIV y XV en estilo gótico, posteriormente en el siglo XVIII sufrió algunas modificaciones de influencia barroca. Es un edificio de tres naves y de los pocos edificios medievales que se conservan en toda la ciudad y además la única iglesia gótica. Destacaría la pintura mural de Nuestra Señora de la Rosa y sus lujosas tallas barrocas revestidas en pan de oro. Esto es debido a los comerciantes de la ciudad que para destacar revestían de oro todas las capillas laterales como señal de riqueza. Ahora funciona como museo y no hay servicio religioso. Precio de la visita unos 4 euros.
Al lado hay un museo y unas catacumbas pequeñas pero interesantes para ver. El precio de la entrada incluye las tres cosas.

oporto.jpgEl Palacio de la Bolsa, data de 1842 y es de influencia inglesa. Está situado al lado de la Iglesia de San Francisco, en la Rua Ferreira Borges, centro histórico de la ciudad. Fue el motor económico de la ciudad y su sala central llena de escudos y mosaicos y es realmente encantador. Se le denomina Patio de las Naciones, y está cubierto por una estructura metálica con vidrieras. El suelo es de mosaico e inspirado en modelos grecorromanos descubiertos en Pompeya. Una de sus salas imita a un salón árabe que tiene como modelo el Palacio de la Alambra. La decoración sobrecargada es lo mas llamativo. Allí se celebraban conciertos y obras teatrales. Precio de la visita 5 €.

Torre de los Clérigos, torre barroca del siglo XVIII obra de Nicolau Nasoni, es una iglesia pequeña pero encantadora. Ha sido considerada ex libris de la ciudad y para los que anden bien de fuerzas tienen una subida hasta la torre donde se admira una vista preciosa de la ciudad, eso sí previo paga de 3 euros.

La Plaza de la Batalla, de diseño irregular está presidida en uno de sus lados por el monumento a Pedro V, bastante modesto, destaca también el antiguo edificio blasonado de Correos y Telégrafos para mi uno de los más bonitos de Oporto y el Teatro de San Juan. En esta plaza se reunían los emigrantes que retornaban de las colonias africanas y de Brasil.

Iglesia de santa Clara, en Praça 1º de Dezembre. La construcción del convento femenino de Santa Clara data de la primera mitad del siglo XV. Sufrió alteraciones en la época moderna, tiempo en que fue edificado el bello portal renacentista, La iglesia, cuyo interior se encuentra revestido de talla dorada, conserva todavía la estructura gótica original. En la misma plaza tenéis la Iglesia de Santo Idelfonso, fue edificada entre los años 1730 y 1737. Impresionante fachada de azulejos.

Estación de San Bento. Edificada a principio del siglo pasado en el local donde existía el Convento de S. Bento de Ave María. El Hall de entrada o está cubierto con veinte mil azulejos azules historiados. Los paneles contienen varias alusiones al ferrocarril, a la historia de los transportes, así como acontecimientos célebres de la historia de Portugal. Es una zona muy animada y en exterior siempre hay gente vendiendo cosas.

En la Avenida de Boavista que es una de las más modernas y comerciales de Oporto. En esta avenida se encuentran varios Hoteles y merece la pena el recorrido porque termina en un magnífico Parque da Cidade, siendo el más extenso del País, en el que destaca su lago, fue abierto al público en 1993. Cerca también se encuentra una fortaleza y las zonas de playas.
La rua Santa Catarina, que empieza en la plaza Batalla, es una calle peatonal donde encontrareis u montón de comercio, bares y restaurantes. Non perderos el Café Majestic, en el nº 112- ( www.cafemajestic.com/). Es uno de los cafés clásicos que hay por el mundo. Lleno de historia, sus paredes llenas d espejos, sus sillones de cuero, no envidian a otos tan conocidos como el café greco de Roma, el café Florian de Venecia o el Gijón de Madrid. Entrar y tomaros un café ( pingo como dicen ellos) y ver pasar el mundo por delante vuestro.

Lo mas conocido de Oporto son sus puentes En el siglo XIX se construyó el primer puente permanente sobre el Duero a su paso por la ciudad, el de Doña Maria Pia, una gran obra de estructura metálica de Eiffel, exclusivamente para el tráfico ferroviario. Poco después, el puente Don Luis I aseguró la circulación de automóviles hasta 1963, año en que se inauguró el colosal puente de Arrabida, que ostenta el ser el mayor arco de hormigón del mundo.

Cerca de la torre de los clérigos no podéis dejar de visitar la Librería Lello e Irmao, situada en la rua de las carmelitas. Es una de las más bellas librerías que haya visto nunca. Toda su estancia esta tallada en madera, los techos y sus estanterías son de impresionantes. Pero lo que más llama la atención es su escalera central, una combinación de arte y originalidad al más puro estilo barroco. Entrar, y aunque estará abarrotada de gente no os lo perdáis. Y cuidado que no abre los sábados.

Y por último, os aconsejo en la plaza de la Libertad, ver el Mac Donalds que hay instalado. Es un edificio antiguo que esta cadena de comida lo trasformó. Nunca tomareis una hamburguesa en un sitio tan art noveau
Detrás de este establecimiento hay varias calles peatonales interesantes para dar un paseo y comer alguno de los exquisitos pasteles que hacen el Portugal.

Comentarios (1)

  • DOLORES
    10:00 20 20Europe/Madrid julio 20Europe/Madrid 2009

    MAS ACERCA DE LAS CASITAS A LA ORILLAS DEL RIO, INCLUYENDO LA QUE ES CONSIDERADA COMO LA CASA MAS PEQUENA.

     

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress