Europa

Münster, ciudad de nieve y Navidad

En invierno se respira el auténtico espíritu navideño
Gonzalo Barroso
11:44h Lunes, 13 de diciembre de 2010
0

Vista del lago Aasee, en Münster, completamente helado

En Alemania, una de las ciudades más interesantes de visitar en invierno es Münster. Esta ciudad universitaria alberga un ajetreo del que merece la pena formar parte. Las calles del centro se llenan de motivos navideños, las casas se muestran descaradamente acogedoras y sus habitantes siempre se dirigen a ti con una gran sonrisa. A pesar de que conserva su tradicional mercado navideño, que se reparte por cinco de sus céntricas calles, los grandes centros comerciales parecen haber crecido con el paso de los años. Sin duda, es un excelente destino para hacer las compras de Navidad.

Para llegar a Münster, el viaje se puede convertir en una odisea. Lo más rápido es llegar al aeropuerto de Düsseldorf, situado en las inmediaciones de Weeze, un pequeño pueblo de Wesfelia. Hay dos vías para llegar a nuestro destino. O bien desde Düsseldorf, o bien en tren desde Weeze, haciendo escala en Krefeld. Haciendo un repaso geográfico de la situación de Münster, podemos citar varias grandes ciudades que se encuentran en las cercanías: Dormunt, Colonia o Geselkirchner.


Münster es conocida por poseer una de las facultades de medicina más potentes del país. De ahí que su ambiente sea eminentemente juvenil. No es raro encontrarse con grupos de adolescentes cantando canciones navideñas por la calle, o ir a un bar y apenas poder llegar a la barra para pedir una weiss bier, sin duda, uno de los grandes atractivos de Westfalia. Pero Münster no sólo es ocio, también es cultura e Historia (aquí fue donde se negoció la Paz de Westfalia en 1648). La Iglesia de San Lamberto tiene en su fachada tres jaulas, donde hace cientos de años los dirigentes anabaptistas, que fueron ejecutados por el obispo de Münster en su defensa de la ciudad.

Si hay una cosa que caracteriza a Münster es su ambiente bicicletero. Es junto a Armsterdam la cuidad europea con más bicicletas por habitante. Da igual que nieve o diluvie, la gente de esta pequeña ciudad se mueve a dos ruedas. Motos, apenas hay. Coches, los justos y necesarios. Pero, bicicletas… Es increíble. Las aceras están repletas de bicis de paseo, con la que te podrás dar un agradable paseo por el Promenade, una vía exclusiva para bicicletas que rodea el casco histórico de la ciudad. Otro de los atractivos de la ciudad es el lago Aasee, que en invierno sirve de refrigerio a los habitantes de la ciudad y en invierno se convierte en una pista de patinaje. Sin duda, una viaje que no te puedes perder.

Foto: Gonzalo Barroso

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress