Europa

Escocia, tierra de castillos y lagos

Las Highlands posee unos de los paisajes más impresionantes de toda Europa
Gonzalo Barroso
20:00h Jueves, 23 de diciembre de 2010
0

Vista del castillo de Edimburgo

Escocia es uno mis lugares predilectos. La verdad es que no tiene nada que ver con el resto del Reino Unido. Los escoceses son especiales, pero lo son porque su tierra hace que lo sean. En este sentido, su situación geográfica es decisiva, pues es una tierra que mira directamente hacia el Polo Norte, como si añorase esa ubicación en la Tierra, como si desease tocarse con las gélidas tierras de Islandia y Groenlandia. Bañada por el mar del Norte y por Océano Atlántico, el territorio más septentrional de Gran Bretaña ofrece todo tipo atractivos al viajero. Yo me quedo con dos: Edimburgo, su capital, y las Highlands o las Tierras Altas de Escocia.

Edimburgo es una pequeña ciudad británica, si la comparamos con otras como Londres o Manchester, pero, la segunda más grande de toda Escocia, tras Glasgow. Cuando llegas a Edimburgo, sobre todo a la parte antigua (Old Town) parece que estás viajando al pasado, como si el tiempo no hubiera transcurrido por sus calles. Y es que la ciudad antigua de Edimburgo conserva una típica estructura medieval. Posee un halo de misterio que hace que la ciudad sea de un gran interés. Entre las partes que hay que visitar sin falta en Edimburgo encontramos el Castillo, los jardines de Princess Street o el monte Arthur’s Seat, desde el cual se puede contemplar una panorámica realmente espectacular de la ciudad.


La otra parte de Escocia que os quiero comentar, y aunque ya se ha escrito mucho sobre ella, son las Higlands. Las Tierras Altas de Escocia son un lugar único en el mundo. Sus paisajes son de los más bellos que existen en Europa. Salpicada por lagos y playas de arena fina, en las Highlands se respira pureza. Los atardeceres, además, son verdaderamente sorprendentes. Su actividad económica, centrada principalmente en la ganadería y la agricultura, poco tienen que ver con la industria que encontramos en las Tierras Bajas de Escocia. El paisaje se ha respetado completamente, como si todavía estuviéramos en la Edad Media. Solamente las ruinas de los castillos que forman parte del paisaje nos recuerdan que vivimos en un tiempo lejano al medieval. De toda la parte de las Highlands, la que más me llamó la atención fue la isla Skye, que destaca por el característico puerto de Portree, por su variada fauna y por las destilerías de whisky (en gaélico el “agua de la vida”), presentes en toda la región. Sin duda, un viaje para no perdérselo.

Foto: Gonzalo Barroso

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress