Europa

El alcohol desaparece de la ruta Glasgow-Ibiza en Ryanair ¡Te contamos por qué!

Ryanair prohibe el alcohol en las rutas de Escocia a España
Cristina Torres
10:00h Viernes, 10 de abril de 2015
0

ryanair

El mundo de los aviones continúa en las portadas de la prensa internacional por el caso del accidente de los Alpes. Siempre que ocurre una tragedia, los incidentes aéreos que se producen a diario, como por ejemplo una despresurización, una pelea, o un aterrizaje de emergencia saltan a las primeras páginas. En este caso, es por esa razón que conocemos lo que está ocurriendo en la línea que conecta Escocia con las Baleares de la compañía de bajo coste Ryanair. Precisamente en esos trayectos, concretamente en el que une  Glasgow-Ibiza se ha prohibido completamente el alcohol.

No se trata de una decisión que de alguna manera refleje una nueva filosofía de Ryanair, ni de algo que no se haya hecho antes. Al fin y al cabo, no sería la primera vez que la hemeroteca nos muestra negaciones de subir abordo por tener un claro estado de embriaguez. Pero esta vez es diferente. La compañía aérea se ha visto obligada a tomar esa decisión tras sufrir varios problemas en sus aviones, vivir peleas en directo, tener que inmobilizar pasajeros, ver detenciones por parte de la policía, e incluso llevar a cabo aterrizajes de emergencia porque la situación en el avión no podía ser controlada. Todo esto es lo que ha hecho imponer a Ryanair una ley seca sobre dicha ruta.

La ley seca que impera en el trayecto que cubre Ryanair desde Glasgow a Ibiza supone que no se podrá consumir alcohol abordo, pero es que además, queda completamente prohibido subir en el equipaje de mano botellas de alcohol. Por los controles de seguridad sería imposible pasarlas desde fuera del aeropuerto. Sin embargo, si se hace un trasbordo de otro vuelo sin salir de la terminal de salidas, o se compran en el duty-free, sí que se podrían llevar en cabina. Y son precisamente esas últimas, las que se compran en las tiendas libres de impuestos las que han causado tantos inconvenientes a Ryanair.

Quizás algunos piensen que la compañía low cost está exagerando, pero lo cierto es que el turismo joven que acude a Ibiza en busca de fiesta demuestra en muchos casos que no sabe convivir con otros pasajero, ni tampoco deja hacer su trabajo a la tripulación. En algunos de esos vuelos se han enfrentado directamente a los tripulantes, y han generado peleas en las que otros pasajeros han salido heridos. También ha habido ocasiones en las que el avión directamente no ha despegado, y han acudido las fuerzas del orden a detener a los que causaban los disturbios. Incluso en pleno vuelo, el comandante ha tenido que amenazar varias veces con llevar a cabo un aterrizaje en otro aeropuerto para desalojar a los causantes de los problemas.

Un carnet de civismo

La verdad es que no es necesario revisar el sector de la aviación para encontrarse con conductas poco cívicas de los pasajeros. En otros mundos, las vemos, y nos toca convivir con ellas a diario. Sin embargo, en el aire, en pleno vuelo, pueden resultar mucho más peligrosas, y es por eso que cualquier medida que se tome para garantizar la seguridad del resto de pasajeros en el vuelo, nunca está de más. Sin embargo, eso no quita que haya que hacer una crítica, y sobre todo, una petición a todos esos viajeros, que por ganas de fiesta, o por simple falta de empatía, piensan solo en sí mismos cuando viajan. Quizás, si no fuese algo utópico, habría que pedir un carnet de civismo antes de dejarnos recorrer el mundo.

Con esos pasajeros que causaron tantos problemas en las rutas Glasgow-Ibiza y que llevaron a la compañía a implantar una ley seca total, viajaban muchos más a los cuales sus comportamientos estropearon las vacaciones, arruinaron su viaje de negocios o le causaron graves inconvenientes al verse involucrados en hechos violentos. Ellos no tienen la culpa de que unos pocos, porque para nuestra suerte son una pequeña minoría que hace mucho ruido, estén dispuestos a no respetar normas básicas con tal de hacer lo que les plazca. Y las compañías, en ese caso, son responsables de lo que ocurra en sus vuelos y si hay daños a pasajeros, deben compensarlos con la responsabilidad subsidiaria. Así que particularmente, veo una buena idea la de eliminar por completo el alcohol en este polémico trayecto de Ryanair. Aunque en realidad, es absurdo que por una minoría, se tengan que tomar medidas extremas.

Imagen: Paolo Margari

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress