Europa, Rutas

Diario de un Interrail por Europa

sandro
09:00h Jueves, 19 de julio de 2007
0

interrail.jpg
Sandro y su pareja Rosa nos han enviado su relato por Europa mediante Interail, una forma económica de viajar por el Viejo Continente, con mochila a cuestas y de albergue en albergue. Muy interesante…

Este viaje surge el día en que resultamos ganadores de un premio proporcionado por los patrocinadores de la 23ª Mostra de Turisme Juvenil consistente en «1 Interrail para dos personas por toda Europa». Desde aquí agradecer al CIAJ (Centre d’Informació i Assessorament per a Joves), donde entregamos la boleta ganadora en una interesante conferencia sobre China, y a RENFE que ofrece este servicio tan fantástico, el habernos facilitado tanto este viaje.

InterRail es un billete de tren que permite viajar por 29 países europeos y Marruecos en clase Turista. El asiento no esta reservado, en caso de querer hacerlo pues no es obligatorio, cuesta entre 3-5€, y reservas de literas entre 20-35€. Comprobamos que era aproximadamente una tercera parte o menos del precio normal.

¿Como ver media Europa en tres semanas? El regalo realmente eran kilómetros, así que decidimos hacer tantos como fuera posible. Fuimos en avión hasta Venecia y volvimos en otro desde Ámsterdam. En tren hicimos mas de seis mil kilómetros en tres semanas, dos días en cada ciudad (menos en Berlín que fueron tres), una noche durmiendo en hostels y otra en el tren, y cambio de moneda en seis ocasiones (Europa no esta tan unida como parece).

A la larga este ritmo frenético acaba castigando. Cada dos días cambia de ciudad, jornada de tren de ocho o diez horas, cena en el tren, desayuno en la cafetería de la estación, reserva billete para el día siguiente, busca hotel, haz turismo a tope antes de que anochezca, al día siguiente mas turismo, y a media tarde habiendo anochecido ya la mayoría de las veces, para la estación otra vez, y vuelta a empezar… Dormir en tren no descansa como en un hostel, hay ruido, traqueteo, las cortinas no cierran bien y dejan entrar luz, gente entrando y saliendo, cruces de fronteras con policías y revisores que piden documentación y billetes… Y el clima, diciembre es un mes bastante frío en gran parte de Europa y además anochece pronto.
Intentamos combatir este frenesí imponiendo un ritmo pausado, y raro fue el día que antes de las 10:00 estábamos en la calle.

Aunque pueda parecer lo contrario, la verdad es que acabamos muy contentos del viaje. InterRail es un sistema fácil y flexible para viajar por Europa. Los trenes suele ser cómodos y limpios, especialmente los vagones alemanes y las literas checas. Y además es barato, que en un lugar como Europa donde pueden cobrarte hasta 9€ por una porción de pizza en la estación de Esto- colmo, es bueno tenerlo en cuenta.
VENECIA, 24 a 26 Noviembre.

La ciudad de los canales, góndolas, palacios, iglesias y puentes, la ciudad de Marco Polo y Vivaldi, la ciudad de la marea alta, y de los carnavales. Venecia es un escenario único que no hay que perderse. Hay que recorrerla a pie, perderse entre tanto puente y canal, y entonces buscar algún cartel que nos guíe al punto de interés más cercano. Otra opción son los vaporettos (5€), o los románticos y caros paseos en góndola (130€ – 45 minutos). Si, por desgracia, Venecia es tan bonita como cara.

Cogemos un bus en el aeropuerto Marco Polo hasta la Piazzale Roma, cuesta 2,5€ y tarda unos 30 minutos. Son ya las nueve de la noche y vamos directamente a buscar el hotel que teniamos reservado. Hotel Allogi Gerotto Calderan. 55€ hab. doble con baño. Estratégicamente situado a tres minutos de la estación de Sta. Lucia. Internet. Desayuno no incluido. Cambio diario de toallas, pastilla de jabón y champú.
Dejamos las cosas y salimos en busca de una pizza. Pizzería all’Anfora. Cerca de la Sta. Groce, estupendas pizzas y platos de pasta a buen precio. (17€)

Nuestro primer día de visita empiza en la Santa Croce, próxima al hotel, y callejeamos un poco hasta los Mercados de fruta y pescado de Rialto. Cruzamos su famoso puente abarrotado de tiendas hasta llegar a la Plaza de San Marcos, donde se encuentran la Basílica de San Marcos (3€ acceso terraza), la Torre dell’Orologio, que tiene un reloj que indica la hora, la fase lunar y el zodiaco, el Campanile, el Palacio Ducal, y el Puente de los Suspiros, que comunicaba el Palacio con los calabozos. Comida por la zona (21€) y postres en la Heladería Nico (1,70€ dos bolas). Desde el muelle de Zattere nos acercamos a la Academia y la Peggy Guggenheim Collection. Por la noche tomamos unos vinos en la zona de Cannaregio.

El segundo día comenzamos visitando el barrio judío y probando algunos dulces y pastas (1,5€) en sus estupendas pastelerías. Volvemos a la zona de Sta. Croce para ver la Iglesia de Sta. Maria de Frari y la Scuola Grande di San Rocco (7€), donde se pueden ver hasta ocho Tintoretto. Seguimos hacia el canal, pasamos por la Academia (7€), que alberga la mayor colección de arte veneciano, y cruzamos el canal hasta la Iglesia de la Salutte. Nos vamos a comer a la Tratoria Ai Tre Scaini, en la isla de Giudecca, vaporetto Zitelle, el típico restaurante de barrio, ambiente tranquilo y familiar, comida buena y casera a precios razonables. (35€). Desde allí vamos a la isla de Murano, camino de la cual esta la isla de San Michele, el gran cementerio de la ciudad. Algunas compras en el Supermercado Billa, 3660 Canarggio. Precios tipo DIA, precios populares en la ciudad de los sablazos.

Recogemos las cosas del hotel y vamos a la estación de Santa Lucia que es la más próxima al centro histórico de la ciudad, conectada a tierra firme por un largo puente en uno de los extremos del gran Canal, donde cogeremos el tren a Viena.

Página oficial de Interrail

Más información en abiertoporvacaciones

Foto: Rubén Bos

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress