Europa, Newsletter

Cuatro edificios singulares en Madrid

La capital española, entre la arquitectura y la ciencia ficción
Carla de Oyarbide
10:00h Miércoles, 24 de septiembre de 2014
0

Madrid es una ciudad a la que no le falta nada: como buena capital europea que es, destaca por ser cosmopolita, variada, intercultural y vanguardista. De todos sus valores, la arquitectura, tanto histórica como moderna, es una de los que más atraen. En esta ocasión, te contamos cuáles son cuatro de sus edificios originales, con una cuota de ciencia ficción en sus formas, que parecen tomados de un cuento de Ray Bradbury o de una cinta SciFi.

Las Torres Blancas, todo un clásico en la capital española, se trata en realidad de un edificio con forma redondeada que nació como un proyecto de Francisco Javier Sáenz de Oiza en la década del 60 y es todo un icono de la ciudad que puede verse incluso ni bien se llega al aeropuerto en avión, del que no se encuentra muy lejos.

Su diseño y presencia llaman la atención a cualquiera que las observa. Aunque en realidad de blanco no tiene nada, este edificio original tiene el gris suave del hormigón que se enciende con la luz del sol. Su artífice quiso construir un edificio de viviendas original, que creciera orgánicamente -lo que le da cierto aire a árbol o a una nave nodriza- y que se comunicará entre sus distintos espacios a través de escaleras, ascensores e instalaciones.

Oiza tomó las propuestas del racionalismo de Le Corbusier y las organicistas de Frank Lloyd Wright. El resultado: una de las obras maestras del organicismo en la arquitectura española. Un dato de interés: aquí se rodó en 2009 la película The Limits of Control, film de Jim Jarmusch, una producción que encontró en este edificio algunas de sus escenas más vibrantes.

Otro edificio para destacar es la Corona de Espinas, de Fernando Higueras y Antonio Miró, en Ciudad Universitaria, que acoge en la actualidad el Instituto del Patrimonio Cultural de España y data de mediados de los 70. Una especie de esfera misteriosa, que cerrada en sí misma se abre al cielo y permite observar las estrellas desde su interior.

La Corona de Espinas fue elegida por Almodóvar como plató para grabar escenas de La piel que habito. Otro director que contó aquí parte de su historia fue Juan Manuel Bajo Ulloa, con Airbag. Contrariamente a Torres Blancas, este edificio sí puede visitarse, constituye un Bien de Interés Cultural en la ciudad y valdrá la pena acercarse a él y disfrutar de una visita guiada.

La antigua Embajada Británica es otro particular edificio que puede observarse en el barrio de Almagro, donde no pasa desapercibido. De cemento y hormigón, se erigió en 1969 y aunque hoy día está algo abandonado, en los 70 fue un importante centro urbano. De tres plantas, cuenta con un gran patio interior y se sabe disponía de un búnker y una piscina. Actualmente, está en venta.

Finalmente, más al norte de Madrid se podrá encontrar la Iglesia de los Mexicanos, junto al parque de Berlín, conocida también como iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe. Construida en 1963, su diseño entre galáctico y místico es muy original y se separa totalmente de lo que se puede esperar para un templo religioso. El techo interior está atravesado por cristales con motivos aztecas que es una verdadera delicia visual.

Foto: jaciluch

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress