Europa, Newsletter

Conoce Moldavia, un pequeño pero encantador país en Europa del este

Tierra de vides y encanto: Moldavia
Carla de Oyarbide
10:00h Viernes, 26 de septiembre de 2014
0

Europa es un continente diverso y con gran cantidad de destinos por visitar y descubrir: en esta ocasión, te contamos algunas buenas razones para viajar a Moldavia, un país pequeño pero lleno de encanto, donde la vinicultura y las bodegas son las grandes protagonistas.

Si algo caracteriza a este pequeño país de Europa del este son sus viñedos, extensos y de gran belleza, que lo ubican como un destino vinícola europeo de primer orden. Entre las bodegas más conocidas se pueden mencionar a Milestii Mici, Cricova y Purcari, para tener en cuenta.

Tan atractivas son sus bodegas que, según cuentan varias historias, varios políticos o personalidades han pasado por ellas, quedándose incluso algunos días: dicen que el astronauta Yuri Gagarin ingresó a la bodega Cricova en 1966, y no salió de ella luego de dos días. Así también, el presidente ruso Vladimi Putin y otras personalidades como la canciller alemana Angela Merkel se han dejado seducir por sus encantos.

Otros viñedos para tener en cuenta y con gran prestigio son los de Purcari, con casi dos siglos de historia, cuyo vino “Negru de Purcari” es el preferido por Isabel II, la reina de Inglaterra. Es un vino elaborado a partir de distintas variedades, como la cabernet sauvignon y la saperavi.

Moldavia también cuenta con la bodega más grande del mundo: se trata de la Milestii Mici, con 200 kilómetros de barricas y botellas. Esta bodega figura incluso entre los ganadores de los Premios Guiness en 2007. Destacan aquí sus mostos dulces, considerados también de los mejores del globo.

La gastronomía tradicional también es una buena razón: para los que gusten de probar los sabores propios, en Moldavia encontrarán muchas delicias que van desde el “pla chin ta”, un pan autóctono, frito, relleno con queso casero, col, patatas y batatas, hasta sopas de todos sabores y combinaciones, sin olvidar los tradicionales pasteles domneasca, entre muchos otros.

En Moldavia también encontrarás flores: una de las tradiciones que más conservan y viven es la de las flores, encontrarás plantas y vida por doquier, en las esquinas, en los jardines y en las tiendas que las venden por cantidad.

Por otro lado, y una buena escapada a hacer en Moldavia es conocer el territorio de Transnistria, una localidad separatista que se encuentra entre el río Dniéster y la frontera oriental del país. Pintoresco e interesante desde el punto de vista cultural, para conocer una localidad comunista que busca mantener su pasado soviético.

Aquí justamente se podrá disfrutar del mejor brandy, y del más barato: la fábrica Kyint, de 1897, destaca por elaborar de los mejores aguardientes y a precios muy accesibles (desde solo 2 euros). Se localiza a orillas del río Dniéster, es un orgullo de la región y otro de los imprescindibles en el destino.

Finalmente, y para cerrar el post, no dejes de subirte a las matrushkas y trolebuses: no serán como un jet privado, pero te asegurarán una dosis de diversión y encanto. Se trata del medio de transporte más tradicional que recorre algunas partes –su capital, Chisinau, por caso-, de interés turístico y urbano, que te permitirá conocer sus rincones más cotidianos desde otra perspectiva.

Foto: Bilk

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress