Europa, Newsletter

Calmont: el viñedo más escarpado de Europa está en Alemania

Vides y vinos en la región de Renania-Palatinado
Carla de Oyarbide
08:00h Miércoles, 22 de mayo de 2013
0

Renania

Ya sabemos que los alemanes gustan de la cerveza, y que tienen todo un culto en relación con su producción y su consumo. Pero este país tan rico y variado también es tierra de vinos, en especial, en la región de Renania-Palatinado, donde se podrá encontrar el viñedo más escarpado de todo el continente europeo, Calmont.

Toda la zona está constituida mayormente por terreno fértil, nutrido por las aguas de los ríos Mosela y Rin, del que los  habitantes de la región bien han sabido sacar sus frutos a través de vides y cultivos, que demuestran que no hay que buscar más allá de sus límites para disfrutar de un buen vino de origen.

Calmont, como se señaló, es el viñedo más conocido de todos, con una extensión de 12 hectáreas y que se puede encontrar entre los pueblos de Bremm y Eller, con la característica de expandirse entre empinadas pendientes, hacia el meando del río Mosela, y de ser el más escarpado de Europa.

Crece entre paredes de más de 300 metros de altura y con una pendiente media de 65º, casi verticales, que no han sido sin embargo obstáculo para que se cultiven allí más de 5.000 cepas distintas de viña de muy buena calidad. Es una experiencia muy bonita el ver cómo las cepas se multiplican y parecen caer de sus laderas, hacia las aguas plácidas del Mosela.

Sin embargo, para finales del siglo XX el panorama de Calmont no era el que se puede observar hoy en día, sino que todo el terreno estaba fragmentado entre pequeños propietarios y había bastante abandono, ya que era costoso trabajar la vid en condiciones tan duras.

Fue un vecino en particular, Uli Franzen, el que decidió restaurar el esplendor de antaño y tomó la iniciativa de comprar parcelas y ponerlas en condiciones, y para el 2005 ya se había hecho de 12 hectáreas. Tras varios meses de limpieza, comenzó el trabajo de instalación de varios monoraíles y la fijación de miles de cepas de uva de tipo Riesling.

Todo este proceso debió hacerse de forma manual y artesanal, ya que por las características del terreno no se pudo utilizar ningún tipo de máquinas. Pero tanto esfuerzo valió la pena, ya que al día de hoy de aquí surgen de los mejores vinos de Mosela. De hecho, resulta que la montaña de 300 metros de altura en donde se sitúa Calmont protege los cultivos, sobre todo, del frío y los vientos que suelen azotar la región.

Para conocer el viñedo se puede contactar directamente con sus propietarios, que no sólo mostrarán esta tierra sino también prepararán para recibir a sus invitados una cata de los mejores vinos. Para tener en cuenta.

De manera general, se puede decir que la región del valle del Mosela es un sitio muy atractivo para visitar, con paisajes de gran encanto, poblaciones vinícolas, el río, los lagos – crácter azules de Eifel y pintorescas ciudades como las de Tréveris, Coblenza o Cochem, y sólo por mencionar algunas.

Foto Wolfgang Staudt

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress