Europa

Baños termales de Gellert: relax en Budapest

En la capital húngara encontrarás uno de los centros de aguas termales más bellos de la vieja Europa
Andrea Jaén
10:50h Martes, 31 de mayo de 2011
0

De todos los destinos, el de Budapest suele ser una apuesta segura y encantadora. La capital de Hungría nada tiene que envidiar a otras grandes capitales del viejo continente: igual de romántica y grandilocuente, ideal para aquellas parejas que gustan de hacer largos paseos por los bordes del Danubio. El centro histórico de de Budapest fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987, por lo que sus callejuelas y monumentos siguen guardando vestigios del antiguo esplendor. Si se desea vida nocturna, se tiene. Si, por el contrario, se prefiere el viaje cultural, el Castillo Real del Buda, el Museo de Bellas Artes de Budapest o el Parlamento son solo algunos de los reclamos.

Uno de los mejores balnearios de Europa.

Hay una tercera Budapest, que es la del relax y el confort. Es en este punto cuando llegamos a nuestro destino de hoy: el balneario y la piscina de Gellért. Este imponente edificio será inmediatamente reconocido cuando el visitante se acerque a la calle Kelenhegyi út 4-6, situado justo al lado de la plaza St. Gellért y del Puente de  Szabadság. El balneario es uno de los símbolos de la ciudad, ya que las propiedades de sus aguas termales se remontan a 1433, cuando se encontraron los primeros manuscritos que hacían referencia a su capacidad para curar enfermedades.

El edificio tal y como lo conocemos fue construido en 1918, destinado a las familias burguesas y aristócratas que deseaban restablecerse de sus dolencias o simplemente pasar una estancia relajante. A lo largo de los años, lo que empezó siendo una piscina dinámica y un baño de escarcha fue convirtiéndose en algo más grande, añadiendo más piscinas exteriores e interiores, zonas para niños o diferentes tratamientos terapéuticos. Estando en el balneario Gellért uno no podrá sino sentirse dentro de un edificio con claros resquicios del pasado, disfrutando de los tratamientos más modernos en una grandilocuente construcción de largos pasillos y un atrio de 700 metros cuadrados con dos plantas y techo de cristales. Todo un lujo.

El entorno paisajístico de este centro de relax y salud es impresionante. Las vistas al Monte Gellért son excepcionales, y casan a la perfección con el enorme tamaño del edificio y su elegancia antigua y una pizca decadente. Sin lugar a dudas, uno de los lugares más especiales que ofrece Budapest, dispuesto a dejarse descubrir por el visitante ocasional.

Foto por colros en Flickr

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress