Especiales

Tarragona, un sueño veraniego y romano

Canela Raigal
09:23h Viernes, 31 de agosto de 2012
0

circo romano

El Circo Romano ofrece una perspectiva histórica impresionante

Hay lugares en los que la historia y la naturaleza conspiran para hacernos pasar un par de días interesantes. Tarragona es, sin lugar a dudas, una de estas regiones. Su inmejorable ubicación en plena Costa Dorada, su clima privilegiado, la calidez de su gente y la potencia de su historia confirman que, cuando de fundar ciudades interesantes se trataba, los romanos no dudaban.

Encontrar hoteles en Tarragona baratos no es tan dificil como suponía. Como toda buena urbe turística debe conjugar ofertas para todos los gustos y bolsillos, y ciertamente que esta joya catalana lo logra.

Mi experiencia en Tarragona está marcada por la busqueda de un balneario que tuviese características familiares pero sin perder atractivos culturales.

En cuanto a playas se refiere, no puedo dejar de recomendar La Rabassada, el Miracle y La Pineda, en todas ellas encontre espacios donde instalarnos plácidamente, actividades para todas las edades y el descanso que no puede faltar en una jornada vacacional.

Caminar por la Rambla Nova al atardecer, cuando se apaga la vida de las oficinas publicas y comienzan a brotar las mesas de los bares y restaurantes, todo a la sombra de edificios más que centenarios y custodiado por obras escultóricas que dan gala de la historia del arte del lugar. Terminar la caminata en el Balcón del Mediterráneo es, sin lugar a dudas, algo que no se puede dejar pasar si nos gustan esos momentos mágicos que cada ciudad tiene para ofrecer a quienes aman perderse por sus calles.

Es un buen proyecto, también, dedicar algo de tiempo a recorrer los restos de las obras romanas que todavia sobreviven en Tarragona. Sin lugar a dudas el Circo Romano de Tarraco oficia de atracción principal, incluso permitiendo una simpática foto de grupo en la capçalera, la curva final de este antiguo circo de carreras que se integró de modo tal que el ayuntamiento apoya sus cimientos sobre la puerta de entrada del antiguo circuito.

Otras maravillas romanas interesantes son el acuaeducto de les Ferreres (o Puente del Diablo, según a quien se lo preguntemos) y la Torre de los Escipiones. Ademas de estar sorprendentemente bien conservadas, ambas nos dan la excusa perfecta para alejarnos un poco del centro de la ciudad, de sus plazas, playas y sus calles.

Abundan en Terragona los tours para visitarlos y darse el lujo de perderse en este territorio de ensueño, soñando con ser uno de esos conquistadores y creadores, que hace casi dos milenios tuvieron la visión de instalarse sobre la cima de una colina, acaso para no perderse nunca más esa poesía que es el mediterráneo.

Fotografía: Tomás Badia.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
© Copyright 2019, Blogestudio está gestionado con WordPress