Destacados, Europa, Relatos, Viajes
España de interior

Un programa de cocina a la asturiana

Primer capítulo del primer envío como conductora
Juan Luis Pérez
08:00h Jueves, 28 de mayo de 2009
0

Me presento; soy conductora de un canal de cocina televisivo y tengo mi propio espacio. Mucho tiempo había soñado con poder concretar este sueño, hasta que pude hacerlo.

Una postal de la tierra asturiana

Una postal de la tierra asturiana

La producción y la cocina son mis dos pasiones encontradas y, en vez de optar por la concreción de una de ellas, me he dejado llevar por mis impulsos y he decidido aunarlas en un solo concepto que se han hecho tres pues realizamos producciones desde diferentes destinos gastronómicos para lo que cogemos vuelos baratos y montamos producciones.

Por eso pasé varios años con mi proyecto acuñado en una carpeta, visitando canales que estuvieran dispuestos a solventar mi envío de cocina y viajes; o de viajes y cocina, o de cocina a través de los distintos viajes alrededor del mundo.

Después de mucha peregrinación, conseguí que alguien confiara en la viabilidad de mi producto y se decidiera a comprarlo. Yo iría en mi rol de productora ejecutiva y, para la conducción, necesitaba una mujer – así lo había soñaba- que supiera de gastronomía.


Pese a mi idea, mi ahora jefe se negaba a que otra persona, que no fuera yo, conduciera ese programa. En principio me pareció una locura, jamás había soñado con estar frente a cámara, me daba vergüenza, temor, angustia.

Caldereta, plato típico de Asturias

Caldereta, plato típico de Asturias

Sin embargo, no me quedó otra alternativa. Intenté buscarle el costado positivo y, aunque me costó encontrarlo, terminé pensando que, nadie mejor que yo, para concretar un proyecto personal.

La pre-producción del primer envío me dejó agotada, y todavía faltaba lo peor, o lo mejor, según la vara con la que se mida.

No tenía todos los destinos de viaje pensados, pero siempre había soñado que el primer programa tuviera a Asturias como protagonista; me gustaba esa tierra, me parecía de lo más sabrosa, de lo más tradicional, de lo más suculenta en sus preparaciones.

Por otra parte, me atraía la personalidad de sus oriundos, tan rústicos, tan costumbristas. Los costos estaban disponibles y hacia allá viramos.

Me gustaría contarles que, a grandes rasgos, la cocina asturiana guarda similitudes con la gastronomía gallega, normanda y bretona. Una característica no paranormal, teniendo en cuenta que, todas las cocinas del mundo están influenciadas por distintas corrientes.

El equipo y yo nos hospedamos la mitad del tiempo en Oviedo y la otra en Gijón. La idea era contar, a partir de imágenes y testimonios, la influencia de la tierra asturiana en sus platos más típicos.

La primera locación elegida fue un viejo bodegón. Allí, y antes de que la cámara fuera prendida, nos recibieron con un vaso de sidra, la bebida asturiana por excelencia.

Esa primera reacción me ayudó a mí, en mi debut como conductora, a descargar algunos de los nervios que llevaba conmigo.

Empezamos por una entrevista al cocinero de aquel rincón culinario y la posterior preparación de la fabada, el plato más conocido de Asturias.

La historia siguió, y me tomaré el atrevimiento de continuarla en la publicación del día de mañana.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad