Destacados, Oriente Próximo, Viajes
Jerusalén

Peregrinación a Tierra Santa para celebrar la Navidad

La cuna del Cristianismo se encuentra en Jerusalén, donde nació Jesús
Brenda Zaniuk
08:00h Lunes, 08 de diciembre de 2008
2

Con la llegada de la Navidad, una de las celebraciones religiosas que más peregrinaciones provoca en el mundo entero, muchos de nosotros queremos compartir la experiencia con miles de fieles y elegimos destinos donde poner en marcha nuestra fe y conocer aquéllos lugares que tanto representan para el catolicismo.

Tierra Santa es, sin dudas, uno de los destinos emblemáticos que cualquier católico quisiera visitar en una fecha tan especial como la Navidad aunque, ciertamente, el destino es digno de ser visitado el cualquier época del año, pues siempre hay ofertas de vuelos baratos para los turistas.

Hoy iniciaremos un viaje a Israel, específicamente a su capital, Jerusalén y conoceremos la Basílica de la Natividad en cuyo interior se encuentra la gruta donde nació Jesús; en el camino, parte de la historia religiosa y cultural de estos lugares cargados de fe será develada, así como algunos consejos y trucos para que ningún viajero llegue desprevenido.


Llegando a Israel:
Los trámites para viajar suelen ser un incordio que nos demanda algo de tiempo, este caso no es la excepción aunque los ciudadanos de la mayoría de los países de Occidente no necesitan una visa para entrar a Israel, pues, al ingresar al país, se les concede automáticamente una por 90 días; sin embargo, no estará de más realizar la comprobación en el consulado israelí de su país de origen. Por otro lado, si tu viaje incluye otros destinos como Jordania o Egipto, deberás hacer iguales verificaciones.

En Israel se habla, mayormente hebreo y árabe pero, en el sector turístico el Inglés está muy difundido y, en menor medida, el italiano francés, alemán y español, en éste orden, así que pon en práctica tu Inglés antes de emprender el viaje.

Para la vestimenta tendrás que hacer un apartado pues, si bien puedes elegir la vestimenta que mejor se adapte al clima de cuando realices la visita, ten en cuenta que Israel es un lugar de tradiciones muy arraigadas y si quieres concurrir a ceremonias tendrás que respetar la cultura y tradiciones locales vistiendo de manera respetuosa y, claro, utilizando calzado cómodo pues habrá que caminar mucho.

Además, es conveniente llevar una mochila para las excursiones cortas y los paseos y no olvidar que en los sitios religiosos no se permite la entrada en pantalones cortos o camisas sin mangas.

Una vez que llegas a Israel y, en particular a Jerusalén, si no tienes contratado un paquete con visitas guiadas, lo mejor será que consigas una Guía Turística y aquí tienes dos sugerencias: Eyewitness Travel Guides: “Jerusalem and the Holy Land” en varios idiomas y Dorling Kindersley Limited, London 2000.

Si quieres hacer algunas compras en Israel ten en cuenta que, como en todo Medio Oriente hay que tener mucho cuidado pues, a excepción de las tiendas de alto nivel, los vendedores suelen pedir precios muy por encima del valor real de lo que ofrecen para sacar ventajas de compradores que discuten el precio en una práctica llamada “regateo”; por lo tanto, cualquiera sea el precio que te pidan, regatea, seguramente lo conseguirás por la mitad del valor inicial.

En Israel, así como en Tierra Santa y en muchos lugares del mundo a donde concurren turistas hay ladronzuelos en las calles así que ten especial cuidado con tus objetos personales y no los descuides, para no pasar malos momentos.

Comienza la peregrinación, llegando a la ciudad de Jerusalén:

Jerusalén es la capital de Israel y sede del gobierno, además de ser la ciudad más grande del país con una población cercana a 700.000 habitantes de los cuales 14.000 son cristianos. Allí se congregan diversas comunidades nacionales, religiosas y étnicas; sin dudas un crisol altamente cosmopolita que podrás comprobar tu mismo cuando estés allí.

La ciudad está repleta de lugares históricos cuidadosamente preservados y restaurados, aunque también pueden encontrarse modernos edificios, suburbios que se expanden como en cualquier lugar del mundo, centros comerciales, parques industriales de alta tecnología con fábricas y, claro, también bellos paisajes.

Se trata de una ciudad antigua y moderna que guarda tesoros incalculables de un pasado y de una religión pero que bien proyecta sus planes hacia el futuro, creciendo de la mano de las industrias y el comercio.

La santidad de Jerusalén es reconocida por las tres grandes religiones monoteístas, a saber, el cristianismo, el judaísmo y el Islam, pero para el pueblo judío, Jerusalén es santa en sí misma pues fue elegida por Dios en su promesa a David, y es el centro mismo de la existencia espiritual y nacional, y de la continuidad judía. Tal es así que donde quiera que un judío eleve su plegaria, siempre estará apuntando hacia Jerusalén y el Monte del Templo durante las mismas.

Para los cristianos, Jerusalén es la ciudad de los Santos Lugares a donde concurren a peregrinajes, plegarias y mostrar su devoción; en tanto, para la tradición musulmana, el Monte del Templo es identificado como “el santuario más alejado” desde el cual el profeta Mahoma, acompañado por el ángel Gabriel, llevó a cabo la travesía nocturna hacia el Trono de Dios.

Hoy en día Jerusalén es un centro cultural de renombre internacional, donde se ofrecen festivales de cine y de artes representativas, conciertos, museos singulares, bibliotecas y convenciones profesionales, además de ser la “Ciudad de la Paz”.

Por ello, visitar Jerusalén puede ser una experiencia con muchos matices donde el religioso estará subrayado pero podrás conocer y descubrir de culturas, arquitectura, gastronomía y mucho más.

La Basílica de la Natividad en Belén:
La actual basílica no es la original, sino una más grande con la que, en el siglo VI se sustituyo a la construida en el siglo IV. Durante el siglo XII recibió en sus paredes preciosos mosaicos incrustado de oro y madreperla, de los cuales aún se conservan fragmentos con escenas del Nuevo Testamento.

La Basílica es un lugar que no puede faltar en el peregrinaje a Jerusalén, pues allí se encuentra la gruta donde nació Jesús, cuyo sitio está indicado con una Estrella de plata en la que puede leerse en latín ‘Aquí, de la Virgen María, nació Jesucristo’.

Pro todo ésto y por mucho más que queda por descubrir, Tierra Santa es un destino ideal para visitar en Navidad y reforzar la fe.

Fuente: Turisrael, de Israel, Catholic.net

Comentarios (2)

  • Bayardo
    00:29 18 18Europe/Madrid abril 18Europe/Madrid 2009

    Jerusalem es la ciudad mas grandiosa del planeta, Dios me permitio conocerla hace 4 meses y me cambio la vida, el caracter sacrosanto de la ciudad es tal, que el peregrino sea de cualquier religion siente en ella su casa, de gente amable y culta, Israel, has dado un sentido a mi vida, y mi deseo mas grande es volver a visitarla para sentir como catolico el lugar donde Nuestro Señor Jesucristo, padecio y murio. Ahora entiendo porque el mismo Dios la eligio como ciudad Santa. Dios bendiga a Israel y proteja a Jerusalem de todo mal.

     
  • marycelis
    01:13 18 18Europe/Madrid mayo 18Europe/Madrid 2009

    debe ser muy bonito y emocionante ir a tierra santa!es mi sueño!espero se haga realidad!dios les bendiga!

     

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2018, Blogestudio está gestionado con WordPress