Destacados, Relatos, Viajes
Perfiles de España

El retrato del Milano negro

Turismo ornitológico en Valladolid
Juan Luis Pérez
18:00h Viernes, 27 de marzo de 2009
0

Miré el paño que reposaba en mi atril y vi un Milano negro, que me miraba fijamente. Me asusté, hacía mucho que no miraba ese cuadro y, al verlo, no reconocí mi trazo en su fisonomía. Sin embargo, había sido yo quien lo había trazado, en aquel viaje a Valladolid cuando los vuelos de las aves y el mío parecieron coincidir.

Paseo del Parque de las Moreras, Valladolid

Paseo del Parque de las Moreras, Valladolid

Un milano negro es un ave muy poco común de ver, por eso me impactó, por eso la retraté y no sé porqué la dejé olvidada entre los tantos marcos que abundan en mi atelier.

Y hoy, luego de tomarme un café bien negro, y de lavarme la cara con abundante agua fría, un destello de aquel viaje transitó por mi mente. Entonces, al llegar a mi espacio, lo busqué, lo acomodé y me asusté.

Como acostumbro a llevar mis paños a todos lados, no me es fácil viajar a cualquier destino. No en todas las aerolíneas me dejan llevar mis mamotretos, ni tampoco en los autobuses. Por ello, generalmente, mis medios de transporte son los autos y los trenes.

Un milano negro en Valladolid

Un milano negro en Valladolid

En mi atelier hago obras más prolijas, y, cuando busco romper esquemas, me voy de viaje con mis herramientas a cuestas.No soy respetuoso de un estilo; como trabajo a base de impulso, mis criaturas pueden cambiar de genes sin aviso.

En Valladolid encontré inspiración apenas llegué. Los ambientes austeros me daban placer, y ese sitio tenía todo olor a café negro, a torta casera y a libertad. Mis pinturas son una búsqueda constante de libertad, por eso no es anormal que dibuje pájaros.

Averigüé sí en la excursión de turismo ornitológico podía llevar mi paño, si había lugar. Me dijeron que si. El turismo ornitológico es una actividad que permite avistar las aves de la fauna local dentro de su entorno natural.

Porque eso sí, al ser yo un busca libertad, jamás iría a participar de una aventura con animales encerrados.

Debido a la exquisita avifauna de Valladolid, la diputación organizó un proyecto turístico, que le permite al viajero conocer en profundidad la fauna y la flora ubicada en comarcas naturales.

En la primera parada, mi trazo se masificaba al compás de la inmensidad de los Montes Torozos de Matallana.

Luego tendría tiempo ilimitado para observar la libertad, paseando por el cielo celeste de Medina de Rioseco, de Villanueva de San Mancio y de Tamariz de Campo; observar y pintar.

Sin embargo, en el Embalse de San José-Urueña yo lo vi. Estaba posado sobre una rama y me miraba – como me mira hoy-. El milano negro parecía enojado y así lo retraté.

Me preguntaba hasta qué punto llega la libertad cuando la observación es un comercio. Me lo decía él, con su cara de enojado, la misma que rememoré esta mañana cuando lavaba mi cara.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress