Destacados, Europa, Relatos
Rincones de España

Bayona en números

Contando los pasos de una ciudad
Juan Luis Pérez
08:00h Lunes, 25 de mayo de 2009
0

Me hubiese gustado poder contar todas las piedras, que se acomodaban como asfalto, en las calles de Bayona; me hubiese gustado, pero no pude hacerlo, debido a la cantidad de gente que por allí circulaba, todos me daban la impresión de haber compartido ese avión de vuelos baratos que me llevó hasta allí.

Una postal del municipio de Bayona

Una postal del municipio de Bayona

Las cifras de ese año arrojaron que, en la época en la que yo viajé hacia allá, también lo hicieron 44.499 personas, redondeando una cifra de 45 mil individuos dando vueltas por ese municipio de Vigo, capital de Pontevedra.

A menudo analizo los lugares y las situaciones en números, y no es que sea contador o estadista, sino que me gusta ahondar en el detalle numérico, un detalle que me permite ver todo con más claridad.

Para mi sorpresa y alegría, Bayona era un sitio que se podía recorrer a pié, dato que me permitió hacer cuentas, todo el tiempo, desde cerca. A veces, al no tener oportunidad de transitar por todos lados, analizo mis destinos de viaje, tomando muestras y sacando porcentajes.


Bayona es puramente calle empedrada y monumentos, edificando su fisonomía, todos edificios que visité y conté minuciosamente.

La réplica de la Pinta, Bayona

La réplica de la Pinta, Bayona

Tanta vocación existe en este sitio por conservar este patrimonio, que se ha ganado la condición de ser Conjunto de Interés Histórico y Monumental.

Sin embargo, a mi me entretuvo más, dirigirme a la playa y contar las velas que se acumulan en el puerto. Decenas de barquitos color blanco, esperando zarpar hacia alguna parte, fueron mi debilidad en esta estadía en Bayona.

De hecho no fui el único, ya que el puerto estaba repleto de turistas, disfrutando del mismo espectáculo que yo (aunque no sé si alguno se tomó el trabajo de contar).

Uno de los mejores momentos de este puerto se instala cuando cae el sol. En esta hora mágica, de clima oceánico y húmedo, los bares, pubs y discotecas empiezan a recibir gente.

Las clases de vela, submarinismo, catamarán y surf bajan sus persianas para otorgarle el protagonismo a la vida nocturna. En ese preciso momento, me pongo a contar la gente que va llegando y, debido a la gran cantidad, pierdo la cuenta.

Para el otro día me reservo la visita a la réplica de la Pinta. Empiezo a contar los años que pasaron desde 1493, año en el que Bayona fue el primer puerto en recibir la noticia del Descubrimiento de América.

“Quinientos dieciséis”, pienso, y me encuentro con un pequeño museo colombino, ambientado en el interior de la Pinta simbólica.Aquí es posible revivir aquel tiempo y contar los sucesos que vinieron tras él.

Bayona fue un destino en el que pude contar con comodidad, a pesar de la cantidad de gente que se coló en mis pasos.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress