Cruceros

Estambul siempre te sorprende

Con Costa Cruceros es posible visitar Estambul, Venecia y Dubrovnik
Toni Castañeda
08:16h Miércoles, 29 de junio de 2011
0

Cada vez se hace más insoportable el calor y no sé si será un golpe de calor pero me descubro frecuentemente soñando con estar a bordo de una gran embarcación en una piscina mientras estoy mirando el mar y la brisa marina me acaricia el rostro. Todo eso no es un sueño inalcanzable sino que es posible en cualquiera de los Cruceros Costa que nos ofrecen para este verano. Así que si compartes este sueño veraniego, mejor será que observes algunas de las diferentes opciones.

Santa Sofía es una de las imágenes más características de Estambul

En este caso no he dudado mucho  en quedarme con uno que ya su nombre me llamaba mucho la atención Panoramas de Oriente 2011. Pero es que su recorrido es de los que te hacen soñar con tiempos lejanos y con playas paradisíacas. Son 8 días de crucero, con salida y desembarque en la misma idílica ciudad de Venecia y visitando Bari, Katakolon, Esmirna, Estambul y Dubrovnik. Sin querer menospreciar al resto de visitas, entenderéis que me quede con tres destinos principales: Venecia, Estambul y Dubrovnik.

De la increíble ciudad turca casi todo el mundo habla de sus tres grandes monumentos, cada uno de ellos capaz de dejarte sin habla. Estamos hablando de la Basílica de Santa Sofía (auténtica joya del arte bizantino), la Mezquita Azul (la más famosa de todo Estambul) y el Palacio Topkapi (dónde gobernaron los sultanes del Imperio Otomano). Sin embargo, me gustaría remarcar dos lugares bellísimos y que no están en la mayoría de revistas de turismo.

El primero de ellos, es el Parque Gülhane, el más antiguo de la ciudad. Se abrió al público en 1912 y en su interior había muchas atracciones, incluso un parque zoológico. Hoy, en cambio, acoge a varios museos y, sobre todo, es un lugar único para descansar y pasar una tarde deliciosa. Es muy interesante sentir el contraste que se respira entre el ritmo acelerado que hay a escasos metros del parque, del que se respira en su interior.

El segundo lugar, es el Palacio Dolmabahçe, que fue la residencia de los sultanes desde el año 1856 hasta el 1924, cuando se puso fin al califato. Lo más destacado de su valor arquitectónico es la sabia mezcla de estilos. Unos ojos bien entrenados podrán contar el barroco, el rococó, el otomano y el neoclásico. Todo en una combinación que no parece impuesta, sino natural y cómoda. Llama poderosamente la atención su fachada de más de 600 metros y una superficie total de 15.000 metros cuadrados, que le convierten en el edificio más grande de toda Turquía.

Fotografía: David Spender

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress