Breves, Norte América, Relatos, Viajes
Campos de golf nos sorprenden en medio del desierto

Arizona, donde los colores y las escenas se contrastan

El espíritu del lejano oeste habita en Tombstone
Antonio Martínez
07:00h Miércoles, 03 de septiembre de 2008
0

Pocas veces es tan excitante enfundarse unas botas cuando se sabe que uno va a viajar al estado de Arizona en los Estados Unidos de Norteamérica. En efecto, esta es una de las zonas más desérticas de esa parte del continente americano y goza de un bien ganado prestigio como parte del Lejano Oeste, aquel mágico escenario que hemos visto representado tantas veces en películas de la talla de El Bueno, El Malo y El Feo o Por Un Puñado De Dólares en la que avezados y diestros pistoleros se batían en inverosímiles duelos al compás de las mágicos notas de Ennio Morricone, que resultaban inmejorables para situarnos en tiempo y espacio en aquellos violentos años en que la unión americana daba sus primeros pasos.

Tampoco hay que creer que el tiempo no ha pasado por Arizona y si bien conserva una muy marcada extensión desértica con el Valle de la Muerte como símbolo legendario, el avance de la tecnología y de la urbanización han hecho que algunas ciudades de este estado sean más que modernas. Otra sorpresa es el hecho de saber que existe una gran concentración de campos de golf en la zona conocida como Valle del Sol. Cuando todos imaginamos que el color predominante en Arizona es el marrón pálido y lúgubre del desierto, basta mirar hacia el punto referido para que todo se tiña de un profundo verde de hierba fresca, bien cortada y acicalada cariñosamente por exquisitos lagos artificiales. Y es que en Arizona el golf no sólo es un deporte sino toda una pasión.

Imagen tomada de Flickr por larrynn2009

En efecto, se dice que en Phoenix se fabrican los mejores bastones de golf del mundo, los que atesoran muchos campeonatos ganados. Los grandes arquitectos de la especialidad han diseñado campos de golf como The Phoenician, The Boulders, Río Rico, Ventana Canyon, Sheraton El Conquistador, Wigwam y un largo etcétera. Y el fomento no queda allí sino que los turistas también podemos disfrutar de los campos que los municipios han construido para la comunidad a prácticamente un dólar por hoyo. Nadie se debe quedar fuera de esta experiencia ya que el aire que se respira en Arizona y en especial en sus campos de golf es de una pureza pocas veces experimentada. No sólo eso, si no que los visitantes quedamos impresionados por el contraste natural, propio de un cuadro gigante en el que al cambiar el ángulo de visión unos cuantos grados hacia arriba, desnuda la magia de la obra. Y todo bajo un impecable cielo despejado apenas salpicado de una cuantas cúmulo-nimbus a modo de remache.



Todos estos paisajes me hicieron olvidar el origen del nombre Arizona que resulta de dos vocablos ingleses, Arid y Zone que juntos se traducen como zona árida. En efecto el clima gobernante en este estado es árido o semiárido con muy pocas precipitaciones al año. Esto hace que se trate de un estado bastante deshabitado en gran parte de su territorio siendo la mayor concentración de población en la capital Phoenix, que además es una ciudad bastante cosmopolita, y en Tucson.

Imagen tomada de Wikipedia

Un atractivo de las zonas no urbanas de Arizona es la gran cantidad de nativos que estas albergan. Hablamos de casi 300 000 habitantes diseminados por su territorio, gran parte de ellos con una tradición y riqueza cultural proveniente de los indios que habitaban y habitan la región. Los tours contemplan algunas visitas en zonas alejadas con guías e intérpretes incluidos en los que uno se puede zambullir de lleno en el túnel del tiempo y visitar algunas de estas reservaciones que han cedido un poco en el celo histórico que siempre las caracterizó. Arizona fue en un comienzo conquistado pro España, pasando a administración mexicana cuando este país logró su independencia. Posteriormente gran parte del estado fue vendida a los estados de la unión y Arizona fue el último en unirse al grupo de los 48 estados continentales que actualmente forman el país estadounidense. En su geografía es de destacar la Tierra Alta Mexicana que es una extensión montañosa donde se encuentran sierras y abruptos valles.

Otro accidente importante es la meseta de Colorado que recorre otros estados también. Es en esta zona en donde se encuentra uno de los mayores lugares turísticos no sólo de Arizona sino de todo el territorio estadounidense y, siendo francos, de todo el continente americano. Nos referimos al Gran Cañón del Colorado, cuya majestuosidad tuvimos oportunidad de visitar de cerca y al que le dedicamos un artículo especial. Otra característica de Arizona son los lagos artificiales que se han formado gracias a las represas entre los que destacan el Lago Powell y el Apache.

Imagen tomada de Wikipedia

Como dijimos, nos pusimos las botas y que mejor manera de utilizarlas que caminando por el pueblo de Tombstone, legendario lugar del lejano oeste, tierra de vaqueros, inmortalizada en más de una canción. Se encuentra ubicado en el condado de Cochise. El nombre proviene de la leyenda que reza que un explorador fue advertido de que en aquel lugar solamente encontraría su tumba (Tombstone) a manos de los nativos. Lo cierto fue que halló un yacimiento de plata al que bautizó con este singular nombre en lo que actualmente es un pueblo que no llega a los 2000 habitantes. Este es el lejano oeste por antonomasia, lugar que pisara el legendario Wyatt Earp, contaba con la clásica cantina y el piano de pared tal como vemos en las películas de esta temática.

Tombstone creció como pueblo y llegó a censar 15 000 habitantes pero luego de la crisis de 1929, la población se mudó a Bisbee y Tombstone se convirtió en un verdadero pueblo fantasma. Sin embargo, es una sensación muy especial calzar unas botas y caminar por el pueblo mientras una ráfaga de viento levanta una pequeña polvareda y se nos erizan los pelos de la nuca pensando que un certero pistolero nos apunta con el cañón de una Colt. Aquí podemos caminar por la reconstruida calle Allen donde se concentraban los bares y burdeles de Tombstone y observar recreaciones de tiroteos y pasos de diligencias, y no podemos irnos sin visitar el cementerio de Boot Hill.

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress