Artículos Patrocinados, Sudamérica

Parque Nacional El Palmar, Argentina

Anabella Squiripa
07:00h Martes, 25 de marzo de 2008
2

Para los amantes de la naturaleza y el ecoturismo, el Parque Nacional El Palmar es uno de los más visitados de la República Argentina. Se ubica en el departamento de Colón, en el centro-este de la provincia de Entre Ríos. Fue creado por Ley Nacional en 1966 y ocupa alrededor de unas 14.000 ha. La Ley establece que no menos de la mitad será considerada Parque Nacional y el resto Reserva Nacional. Fue creado principalmente con el fin de preservar los palmares relictuales de yatay (Syagrus yatay) que se extendían por vastos sectores desde el sur de Brasil, el oeste de la República Oriental del Uruguay y sectores de Corrientes y Entre Ríos en su parte norte, siempre como parches y relictos. La extensión avasalladora de las superficies destinadas a las explotaciones agrícolas, forestales y ganaderas hizo casi desaparecer esta formación vegetal.

Parque Nacional El Palmar Los palmares de yatay constituyen la formación vegetal más vistosa del parque y un verdadero deleite para quien gusta de la fotografía. La palabra “yatay” significa “fruto duro” en lengua guaraní. Los relevamientos de las poblaciones del parque indican que predominan los ejemplares sobreadultos, de más de 100 años, y los renovales de pocos años. Muchas veces se observan renovales que crecen debajo de palmeras viejas y hay una notoria ausencia de ejemplares que oscilen entre los 0,5 y 2 metros. Los técnicos esbozan distintas hipótesis para explicar este fenómeno, pero aún no hay certeza sobre su causa.

Para dar una idea de la lentitud del crecimiento de las yatay, los técnicos estiman que los ejemplares que tienen hoy unos 4 metros de altura fueron renovales de pocas hojas al momento de crearse el parque.

Los ejemplares adultos miden entre 10 y 18 metros de altura y las plantas jóvenes generalmente están asociadas con pastizales de chilca (género Vernonia). El estípite o tronco de las yatay es notoriamente recto; las hojas caen más o menos anualmente y dejan marcas claras en el lugar donde se insertaron, lo que permite averiguar fácilmente la edad de los ejemplares. Los frutos son muy apreciados para hacer mermeladas y licores. Los troncos caídos, muy susceptibles a la putrefacción, albergan una gran comunidad de fauna insectívora y de otros órdenes.


El área de dispersión de esta palmera abarca gran parte de las provincias de Corrientes y Entre Ríos, sur de Misiones y noreste de Santa Fe. En los países limítrofes se la ve en el sur de Brasil, noreste del Uruguay y parte de Paraguay. Desde épocas remotas, célebres naturalistas prestaron singular atención a lo que antes se llamaba “El Palmar Grande”. Varios científicos naturalistas importantes, de distintas partes del mundo, intervinieron, a principios del siglo XX, para preservar este santuario de palmeras al ver que estaban seriamente amenazados por la destrucción que le ocasionaba el ganado, hasta que se logró la creación del Parque Nacional Los Palmares del Yatay.

Parque Nacional El Palmar

Las actividades que se pueden realizar dentro del parque son variadas, y dependen de iniciativa individual la visita a lugares de interés que estén próximos al mismo.

Principalmente, el Parque Nacional El Palmar es un lugar óptimo para el avistaje de aves, la observación de fauna en general y para la caza fotográfica. Las ventajas para la práctica de estas actividades son varias. Abundan los caminos, ya sea vehiculares o peatonales, y esto hace mucho más cómodo el recorrido de distintos ambientes sin tener necesidad de abrirse paso entre la vegetación o improvisar senderos donde no los hay, son lo suficientemente extensos como para recorrerlos a marcha muy lenta y realizar avistaje de aves, por ejemplo, desde el automóvil. Aunque pueda parecer extraño, las aves nos permiten aproximarnos más desde un vehículo que sí si lo hacemos caminando. Además, el área es ideal para la observación de fauna por la confianza que muestran varias especies, que permiten un acercamiento suficiente como para efectuar una toma fotográfica ideal. Esto ocurre sobre todo en la zona del camping, donde se pueden ver con toda comodidad al lagarto overo, las vizcachas y varias especies de aves que se posan directamente sobre las mesas próximas a las carpas. Lo mismo ocurre con las urracas, cardenales, renegridos, calandrias, picabueyes y varias especies más. Por la noche, seguramente veremos una lechucita muy curiosa que se acerca a las carpas y, con gran sorpresa, comprobaremos que ni el destello del flash la ahuyenta. Es común que algún zorro se aproxime a la periferia del sector de camping.

La abundancia de caminos también facilita la fotografía del paisaje, porque permite llegar, rápidamente, a sitios donde el palmar es más denso a la hora en que la luz permite las mejores tomas (el amanecer o, más comúnmente, al ponerse el sol). Uno de los senderos llega a un punto panorámico desde el que se divisa gran parte del parque.

Otro sendero muy particular es el peatonal que conduce a las ruinas históricas de Barquín, que atraviesa una hermosa selva en galería. Se transita cómodamente y se está en un ambiente realmente selvático Aquí también, si se está provisto de binoculares, se puede efectuar avistaje de aves.

La calera de Barquín es un sitio histórico muy bien señalizado y en el ítem “Recursos Culturales” se informa en detalle sobre su significado. También en el camino de la selva veremos una construcción antigua, con una pequeña gruta, que formaba parte de la calera mencionada.

Al finalizar este camino por la selva en galería, si el río está en su cauce normal, aparece una hermosísima playa de arena donde se puede tomar sol y disfrutar algunas zambullidas en el río.

El Centro de Interpretación deberá recorrerse pacientemente, leyendo la cartelería dispuesta para que el visitante interprete la naturaleza que lo circunda y, por ende, disfrute mucho más.

Como ya se mencionó, existe un camping bien instalado, con sanitarios que poseen agua caliente, luz eléctrica con conexiones próximas a cada carpa, proveeduría, parrillas y mesas. Hay también un buen restaurante donde suelen preparar platos especiales que ofrece otra alternativa para la cena o el almuerzo.

Cómo llegar
En automóvil, el acceso directo es la ruta nacional Nº 14, por la que deberán transitar quienes provengan de Buenos Aires y alrededores. Si lo hacen desde Rosario, deberán cruzar el puente que une esa ciudad con la entrerriana ciudad de Victoria; desde ésta hasta Nogoyá llegarán por la ruta provincial Nº 26 y luego, hasta interceptar la 14, circularán por la ruta provincial Nº 39. Desde Santa Fe, se cruza el Túnel Subfluvial Hernandarias y, a partir de Paraná, la ruta nacional Nº 18 comunica con la ruta Nº 14 a pocos kilómetros al norte del Parque. Partiendo de Resistencia y Corrientes habrá que tomar la ruta nacional Nº 12 hasta su cruce con la Nº 123. Dirigiéndose por ésta hacia el sureste, se busca el empalme con la ruta nacional 11 hasta su intersección con la Nº 14.

Parque Nacional El Palmar
Km 198 Ruta Nac. 14
(3287) SUbajay
Provincia de Entre Ríos – República Argentina
Tel.: 03447-493053
Fax: 03447-493049
Correo electrónico: elpalmar@apn.gov.ar

Información sobre camping
http://www.turismoentrerios.com/campingelpalmar/index.htm

Más información general aquí y aquí.

Fotos: turismoentrerios

Comentarios (2)

  • antonella
    22:58 3 03Europe/Madrid junio 03Europe/Madrid 2008

    para mi el palmar es una basura no sirve de nada es re verso todo los negro que andan por ahi son tremendos nunca vallan es una chotada gracias anto

     
  • MARIANO ANDRES JESUS
    01:38 9 09Europe/Madrid junio 09Europe/Madrid 2008

    Hola soy un joven de 23 años con sindrome de down practico cicloturismo y me gustaria realizar uno en el parque el palmar como podria hacer para realizarlo me gustaria escuchar algunas propuestas desde ya muchas gracias, espero respuestas saludos coordiales

     

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2020, Blogestudio está gestionado con WordPress