África, Oriente Próximo

Casablanca, entre oriente y occidente

Juan Luis Pérez
08:00h Domingo, 07 de diciembre de 2008
0

Marruecos es quizá el país musulmán que posee la mayor influencia europea, por ello es un excelente punto de partida para todos aquellos que desean sumergirse en una nueva cultura descubriendo ciudades y zonas ricas belleza e historia, en un país que con hotelería de primera y alojamientos para el turista más modesto hacen muy sencillo encontrar hoteles en Marruecos.

No por nada Humphrey Bogart e Ingrid Bergman se juraron amor en Casablanca, una de las películas más importantes de la historia del cine que tiene como escenario principal la ciudad Marroquí. Es que cada rincón de sus calles encanta de cierta manera en una ciudad donde el sincretismo cultural entre lo oriental y occidental, marca la pauta de una metrópoli que si bien se adecuo a los parámetros modernos, permite al turista sumergirse en antiguos mercados, paseos para ver arquitectura milenaria y la seguridad que ninguna otra ciudad árabe provee.


Si bien las lenguas arábigas son el idioma oficial, no es difícil encontrar personas que hablen inglés, francés e incluso español. El marroquí tiene claro los beneficios que el turismo ha traído a su país y siempre tendría una palabra amable para el visitante extranjero aunque nunca falta el que desea pasarse de listo.

Ubicada en la costa atlántica, cuenta con casi seis millones de habitantes que en su gran mayoría practican la religión musulmana. La ciudad está poblada de imponentes mezquitas, destacándose entre ellas la de Hassan II, el templo religioso más alto del mundo.

Quizá el lugar de la ciudad que más impresiona a los turistas es la antigua Medina, que en árabe significa ciudad. Visitarla es adentrarse en un laberinto entremezclado de calles, pequeños pasajes, y comercios con una amplia oferta de alimentos y objetos locales en puestos improvisados, y también verdaderos mercados establecidos, paseo ideal para un extranjero curioso por conocer a fondo las raíces de una sociedad tan diversa.

Casablanca cuenta con una gran oferta hotelera, que va desde humildes hospedajes para los que desean ahorrar. a múltiples complejos cinco estrellas. El viajero puede optar por alojamientos al estilo occidental o acceder a villas que alguna vez pertenecieron a acaudaladas familias del lugar, algunas de ellas aún las regentan, siendo una interesante opción para el que desee estar completamente inmerso en la cultura marroquí.

Si lo que se busca es lujo, el hotel cinco estrellas Sofitel Agadir posee todas las comodidad de un establecimiento de su tipo, los que pueden ser más que necesarios si es que se visita el país durante los meses más calurosos, cuando la temperatura puede llegar a los 50° C. (Entre Junio y Agosto.)

El alojarse en una villa no significa renunciar a la comodidad. Ejemplo de ello es Dar Ayniwen perteneciente a un diplomático local, quien decidió abrir su hogar a turistas de todo el mundo, los que podrán disfrutar de una decoración minimalista que no deja en el olvido los objetos propios que distinguen la cultura del país. Cuenta con habitaciones de lujo que han sido ocupadas por estrellas de cine y millonarios de todo el mundo. Cualquier servicio que el viajero desee será rápidamente provisto por el diligente personal local.

Para los que se mueven con mochila, el país posee una serie de albergues juveniles suscritos a asociaciones internacionales. Están distribuidos alrededor de las zonas más turísticas del país y proveen comodidades básicas como cocina, servicio de cafetería y más de un consejo por parte de aquellos viajeros más experimentados.

Pero no todo se queda en los extremos, Casablanca tiene lugares para todo tipo de turistas. Con facilidad se puede encontrar algún tipo de alojamiento que satisfaga los gustos y presupuestos del viajero, con hoteles algo más modestos, acogedoras casas de huéspedes, alquiler de apartamentos y para los aventureros, sitios para acampar.

No es posible visitar Casablanca y no gozar de la exquisita variedad de la comida marroquí. Caracterizada por si diversidad, es una de las cocinas más reconocidas a nivel mundial con platos como el cuscus, el mechoi de cordero, mezclas de carnes y especias y recetas donde podemos hallar una influencia de elementos españoles.

Para un almuerzo o cena exquisitos no es necesario acudir a un restaurante caro ya que los mercados callejeros dan la mejor muestra de los sabores locales. Se les puede encontrar en varias partes de la ciudad y se pueden hallar platos recién hechos a cualquier hora del día y a precios más que razonables.

Es una tradición casi obligatoria el entregar propinas a los taxistas, meseros en los restaurantes y al personal de los hoteles. Estas van desde un 5% al 15% del total de la cuenta según la calidad y el tipo de servicio prestado.

En un día soleado los turistas y locales acuden a las playas cercanas a la ciudad, las que cuentan con agua tibia y son el lugar ideal para practicar deportes náuticos y la pesca. Algunas playas del sector han sido catalogadas entre las mejores del mundo, aunque se debe ser cuidadoso con sus aguas algo bravas.

Antes de planear cualquier tipo de viaje a Marruecos u otro país islámico, se debe tener en consideración las festividades religiosas, durante muchas de las cuales cierran comercios y algunas zonas turísticas. La más larga de ellas es Ramadán, que suele caer entre los meses de septiembre y octubre y dura 30 días.

A diferencia de otras zonas de África, para viajar a Marruecos no es necesaria ninguna vacuna o tomar medidas fuertes medidas de higiene. Eso sí, y como en cualquier lugar desconocido, se debe preferir el agua embotellada y evitar el consumo de alimentos en improvisadas cocinerías callejeras. El sol puede ser un problema para la gente de piel sensible, así que es indispensable llevar consigo una buena crema protectora y también repelente para insectos, los que abundan en la región.

Se puede asegurar que ningún turista deja Marruecos y especialmente Casablanca sin llevarse algo consigo, artesanías, nuevas recetas y la satisfacción de haber conocido una cultura rica y milenaria, en un país donde oriente y occidente son un solo.

Fuentes: TripAdvisor, Turismo Hispavista, Food By Country

Comentarios (0)

Se el primero en comentar.

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a eViajado.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad
© Copyright 2018, Blogestudio está gestionado con WordPress